Más estafas y cinismo en el caso Viglione

Una familia perdió su casa, un hombre sufrió inconvenientes de salud y la respuesta del acusado tras su huida resultó una broma de mal gusto para los damnificados.

Por Redacción

lunes 10 de junio, 2019

Tres familiares declararon este lunes ante el Juzgado Correccional N° 2 en el caso por estafas contra Daniel Viglione. El falso analista de mercados a futuro no sólo provocó daños económicos, sino que además empeoró la situación de un enfermo cardíaco y tras la huida respondió a un mensaje de texto con cinismo.

La primera persona en declarar fue una empleada doméstica, quien narró que, junto a su marido (enfermo cardíaco) confiaron en Daniel Viglione ya que lo escuchaban por la radio y lo veían rodeado de personas importantes y por eso decidieron vender su única propiedad, comprada con los ahorros de toda una vida. Los 25 mil dólares en los que vendieron la casa fueron entregados. E incluso convenció a sus dos hijas y una nieta de invertir con Viglione, ya que aseguraba que ganarían enormes sumas. Reconoció un documento firmado por Viglione en el que dejó constancia que depositaría “en una cuenta Forex del American Bank de Nueva York”.

Posteriormente declaró una de sus hijas, quien entregó 900 dolares ahorrados por su trabajo de manicura y la venta de un vehículo. Nunca pudo recuperar nada

La tercera integrante de la familia en declarar fue estafada en 3 mil dólares. La víctima no pudo contener su llanto al recordar que perdieron la única vivienda familiar, lo que produjo un gravísimo daño, principalmente a la salud de su padre. Contó que todos sus ahorros generados con la explotación de un almacén quedaron en manos de Viglione y Larsen

Por último, al tomar conocimiento que Viglione había huido, le envió varios mails y mensajes, contestando a uno de ellos con un texto que fue reconocido por la víctima ante la propuesta hecha por el abogado que la representa, junto a sus familiares, Julio Razona, Viglione afirmó “quedate tranquila, un abrazo” y colocó un emoticón con una sonrisa.

Comentarios