Robo a la capilla San Benito: “Nos impresionó la actitud destructiva”

En la profanación no solo se robaron a la Virgen de Lujan, sino que decapitaron a la Virgen María. También se llevaron la liturgia, un cáliz, los libros de la misa, comida y más de 20 sillas. “Nos llama la atención que nadie vio nada”, destacaron desde un comunicado del Obispado.

Por Redacción

martes 11 de junio, 2019

Durante la madrugada del domingo, delincuentes ingresaron a la capilla San Benito, del barrio Belisario Roldán, perteneciente a la jurisdicción de la parroquia San Cayetano, y la profanaron decapitando la estatua de una virgen, destrozando las instalaciones y robando algunos elementos de valor y otros de importancia religiosa.

“No es la primera vez que entran a robar, pero cada vez que entran uno busca fortalecer una puerta o ventana. Esta vez forzaron un portón de hierro. Entraron a destruir, con tanta saña, que nos llama la atención. Se llevaron casi todas las sillas que hay para sentarse, todo lo que podían rompían, o lo tiraban para afuera, la imagen de la Virgen la sacaron afuera, la pisaron, la rompieron. Se llevaron la liturgia, un cáliz sencillito, los libros de la misa, algo de comida muy poquito, en azúcar, harina, chocolate, el equipo de sonido viejo.Lo que más nos impresionó fue la actitud destructiva de esto y por otro lado, no es fácil llevarse tantas sillas, nos llama la atención que nadie vio nada”, relató el padre Juan Pablo Cayrol en el comunicado oficial del Obispado.

“A mí lo que más me preocupa es obviamente el agotamiento y enojo de la gente que trabaja en la capilla que ponen muchas horas de su esfuerzo para mantener la capilla y la actividad que realizan, no son sólo actividades religiosas, sino que unen barrios, son dos barrios: el de monoblocks y el del plan Federal. Ellos van haciendo esa unión, desde el catecismo, desde unir a los pibes, con las procesiones, hacen una tarea de ‘unificación’ en el sentido vecinal y ciudadano, lo hacen con mucho afecto. Estos voluntarios se cansan, a mí más que lo del robo y la destrucción lo que sufre la gente que está en la comunidad”, resaltó el padre Cayrol.

Fernando, uno de los responsables de la capilla, manifestó “tenemos un gran dolor. Alguien tendría que haber visto algo. Estamos perdiendo un valor tan importante que es la educación y el respeto a nuestros símbolos, ver la imagen de la Virgen así nos duele, es la imagen de la madre de Dios, eso nos movilizó mucho, pero esto no nos quita la fe ni la fuerza, duele mucho porque hacemos todo a pulmón y le inculcamos a los chicos el valor y el respeto a todas las cosas, una guía que justamente nos ayude a salir de todo esto”. “La fe está, lo material no significa nada, lo poco que tenemos lo damos todo, esto duele, pero no vamos a aflojar”, expresó Fernando.

Comentarios