Agroquímicos: “Existe un mayor indice de cáncer en la zona rural”

Silvana Buján, Licenciada en Ciencias de la Comunicación Social y periodista científico y ambiental, manifestó que “el desarrollo de la agroecología es la solución al problema que generan los agroquímicos”.

Por Redacción

viernes 14 de junio, 2019

El pasado sábado 8 de junio, falleció a causa de un cáncer, Ana Zabaloy, una de las referentes de la Red de Docentes por la Vida, una organización que pelea para que los gobiernos puedan limitar el uso de agroquímicos y que se desempeñó durante seis años como directora de la Escuela Nº 11 de San Antonio de Areco, período en que denunció que tanto ella como sus alumnos sufrieron las “constantes fumigaciones con agrotóxicos, en las proximidades de la escuela y en horario escolar”.

Su fallecimiento generó una gran consternación en San Antonio de Areco, donde todas las miradas están ahora puestas sobre la fumigación en zonas rurales bonaerenses, donde la discusión está en pie desde hace meses, sobre las prácticas que se realizan sobre colegios y áreas públicas y el impacto nocivo que esto puede acarrear.

Sobre este tema el programa “Hoy es Mejor”, por Radio Mitre, dialogó con Silvana Buján, Licenciada en Ciencias de la Comunicación Social y periodista científico y ambiental, quien manifestó que la distancia de fumigación entre la zona rural y urbana debe ser de mínimamente 1000 mts. según esta establecido legalmente, por lo que todo lo que se aplique dentro de esos mil metros, que no sea de agroecología estaría en infracción”.

Con respecto a las sustancias que se utilizan en las fumigaciones, Buján señaló que “la clasificación de peligrosidad de las mismas, es completamente fraudulenta, porque no está tomando en cuenta la mezcla que hay en cada bidón que la gente aplica, la mezcla que viene de fabrica inclusive, que no es el principio puro y solo clasificado por el SENASA, ya que se aplican cosas que ya vienen mezcladas y por otro lado, se aplican y la gente las recibe en la comida o a través del aire en dosis crónicas. Esto es algo que no se analizado en absoluto para saber si hacen bien o mal o cuanto daño generan”.

A su vez la licenciada Buján señaló que “estos productos están hechos para matar, virus, bacterias, hongos, plantas inclusive en el caso de los herbicidas, por lo que tienen sustancias que son químicamente tóxicas, que afectan también a las personas. Hay una serie de enfermedades que no estaban antes de la utilización de estas sustancias, en un indice terriblemente alto, como mayor cantidad de casos de alergia o gente que se convierte en diabético de grande, mayor indice de cáncer en la zona rural, problemas de fertilidad, etc.”

Con respecto a una posible solución a este problema Buján destacó que “la agroecología avanza a pasos mas que agigantados y eso es lo que nos da una esperanza enorme, cada facultad de agronomía en nuestro país, ya tiene sus cátedras y posgrados en agroecología a pedido del publico, ya que los alumnos manifiestan que no quieren salir de las facultades con un diploma y un bidón. Por suerte hay un universo enorme de gente que ha comenzado a trabajar muy enserio con la agroecología, como el caso mismo del INTA, que ya tiene un lugar muy importante para desarrollar este tema”.

Comentarios