Larsen negó ser socia de Viglione y aseguró que la echó por facebook

Una de las acusadas en el juicio al falso economista prestó declaración en la jornada previa a los alegatos y remarcó ser solamente empleada y no tener ningún tipo de relación con las estafas. Además, más damnificados complicaron la situación del acusado.

Por Redacción

martes 25 de junio, 2019

En la jornada de este martes declararon los últimos cuatro damnificados, para luego prestar declaración la acusada María Larsen, conforme lo había solicitado. Su principal argumento de defensa fue afirmar que no era socia de Daniel Viglione, sino una simple empleada con un sueldo de 2 mil dólares mensuales, más comisiones, y que comenzó a trabajar con el falso economista cuando éste tenía un programa de radio.

Además, indicó que Viglione trabajó con Titarelli, que ambos son dueños de la marca Economy Geeks y que el trabajo del publicista consistió en cambiar la imagen de la empresa. Contó que tanto ella como sus hijos invirtieron en Forex y nunca pudieron recuperar las sumas invertidas, para luego aseverar que “todos fuimos víctimas de Daniel Viglione, también su familia y sus colaboradores”.

Asimismo, reconoció que manejaba una planilla Excel que le facilitó el programador Emiliano Vera, quien acompañaba al acusado, para asentar las supuestas ganancias de los inversores, indicándole el porcentaje que debían aumentar en el saldo de cada cuenta. Sostuvo que “Luces de la Paloma” (propiedad en el Uruguay investigada por haberse construido con fondos de los inversores) se subdividió y se vendieron todas las unidades, manifestando que fue su inversión, confesión que contradijo por sus mismos testigos, que habían dicho que Larsen era sólo la administradora del complejo hotelero.

También negó haber promovido la venta de unidades habitacionales en las oficinas que compartía con Viglione, así como certificó que jamás hizo publicidad de las misas con inversores. Y testificó que “me echó por Facebook a través de mi hija”, para luego volver a trabajar con él.

En su extenso relato tuvo varios actos fallidos, uno de ellos cuando afirmó “los clientes que nosotros teníamos”, corrigiendo de inmediato esa frase. Lo mismo ocurrió cuando quiso manifestar que el dinero era envuelto para mandar al Banco Piano, manifestando “para mandar a Montevideo”.

Con relación a Uruguay dijo que el dinero depositado por clientes en cuentas de ambos era posteriormente traído a Mar del Plata. Expresó que había varias personas que trabajaban a comisión, tales como Patricia Ibarra, Minucci e Schiano, quienes cobraban un 10 % de las inversiones que conseguía y que a ella Daniel Viglione le pagaba entre un 1 y 3 %. Aseveró que la mayor parte de quienes se presentaron como víctimas en realidad recuperaron todo el dinero invertido. Aseveró que “los marplatenses tienen dinero bajo el colchón, por eso invirtieron en Jonestur o La Moneta”

A preguntas que realizó el Doctor Julio Razona, abogado de gran cantidad de víctimas, Larsen aseveró que no firmaba recibos cuando recibía dinero por estricta orden de Viglione, que nunca averiguó si operaba realmente en Forex, que jamás tuvo conocimiento de la existencia de una cuenta bancaria en Estados Unidos de ningún tipo, que cuando viajó a España ocupó su lugar Mariano Román y su esposa Lourdes Dukart. Así como reconoció que envió a su hijo Diego Miranda a Rosario para retirar 10 mil dólares de un inversor. También aceptó haber acompañado a una damnificada de 89 años de edad, al Banco Nación de Mar del Plata, a fin de extraer sus ahorros, luego invertidos en Forex.

Previo a esto habían declarado más damnificados que detallaron el accionar de Viglione y las sumas de dinero por las que fueron estafados, involucrando también a María Larsen.

El jueves próximo a las 9 comenzará la audiencia con los alegatos a cargo del doctor Julio Razona, en representación de los Actores Civiles, el Fiscal Bruna, para posteriormente volver a tomar la palabra Razona como representante de 68 particulares damnificados.

Comentarios