Gato viral: se le congelaron las patas pero le implantaron unas de titanio

Se trataría del primer caso conocido de un felino que sufrió la gangrena de todas sus extremidades pero que puede tener una segunda oportunidad en la vida tras esta operación.

Por Redacción

domingo 30 de junio, 2019

Ryzhik es un gato callejero que vivía en Siberia, donde las temperaturas en invierno suelen rondar los 40 grados bajo cero. Tuvo unas heridas en las patas lo que, unido al enorme frío de la zona, hizo que se le congelaran y se gangrenaran. Tuvieron que amputarle las cuatro extremidades y eso, para la mayoría de los animales, es sinónimo de que lo normal es que lo sacrificaran.

Sin embargo, Ryzhik tuvo la suerte de dar con unos dueños que se preocuparon por él. Le llevaron a una clínica en Novosibirsk, en plena estepa siberiana, y pidieron que le intentaran colocar algún mecanismo artificial en sus extremidades que le permitiera andar y, por tanto, tener una segunda oportunidad en la vida.

Utilizando un complejo sistema de tomografías por ordenador crearon unas nuevas patas en 3D para Ryzhik. Para el veterinario, Sergey Gorshkov, son algo nunca visto en el mundo, tal y como explica al Siberian Times: “Definitivamente, es el primer gato del mundo al que se le practicó este tipo de operación en la que las extremidades están completamente conectadas con la piel y los huesos”.

Gorshkov explica que “la parte artificial de la extremidad que va dentro del cuerpo es esponjosa, por lo que el tejido óseo crece dentro de él”. Los primeros pasos de Ryzhik con sus nuevas patas le hacen parecer un poco inestable, pero los veterinarios creen que aprenderá a caminar de nuevo fácilmente.

Además, el gato no se ha mostrado extraño con sus nuevas extremidades en ningún momento, lo que es muy positivo. En algún otro caso similar los animales intentan quitarse aquellas partes que les han implantado en su cuerpo al considerar que no forman parte de él.

La tecnología de la clínica del doctor Gorshkov es pionera en el mundo y quiere patentar su técnica para unir extremidades en las aves, pero también trabajan en la reconstrucción de picos para loros y pezuñas para el ganado. Son nuevos métodos con los que ayudar a animales que tienen problemas y que, sin su ayuda, posiblemente no tendrían esa segunda oportunidad.

Fuente: El Confidencial

Comentarios