4 años de cárcel para el gasista por la explosión en Rosario que causó 22 muertes

Lo condenaron por estrago culposo agravado por la tragedia sucedida el 6 de agosto de 2013. Los otros diez imputados fueron absueltos.

Por Redacción

martes 2 de julio, 2019

Carlos García, el gasista que manipuló el regulador minutos antes de la explosión que causó 22 muertes en Rosario, fue condenado este martes a cuatro años de prisión al ser hallado culpable de “estrago culposo”.Los otros diez imputados fueron absueltos por el tribunal integrado por los jueces Marcela Canavesio, Carlos Leiva y Rodolfo Zvala.

Seis años después de la mayor tragedia de Rosario, la explosión de un edificio por una pérdida de gas que provocó la muerte de 22 personas, la Justicia cerró un largo proceso por el que once personas llegaron a ser juzgadas por su participación en el hecho. Tres gasistas, tres integrantes de la administradora de la propiedad ubicada en Salta 2141 y cinco empleados de la empresa Litoral Gas, fueron imputados por el delito de estrago culposo agravado.

La máxima condena prevista por un episodio que dejó además de las víctimas más de 60 heridos y pérdidas económicas incalculables, es de cinco años de prisión efectiva. La querella, en representación del matrimonio Gianángelo, quienes perdieron en la tragedia a su hija Débora, había pedido esa pena para los once imputados.

La fiscalía, en cambio, había solicitado el sobreseimiento para uno de los gasistas privados que trabajaron en el edificio días antes de la explosión y para uno de los reclamistas de Litoral Gas. Consideró que no contribuyeron en la “cadena de negligencias” que derivaron en la explosión. Por ello buscó la condena contra nueve de las personas acusadas.

La explosión ocurrió la mañana del 6 de agosto de 2013. Pero la secuencia que derivó en el deficiente cambio de una válvula se inició el 24 de julio, cuando una vecina del edificio reclamó por los problemas en la provisión de gas. Dos reclamistas de la firma Litoral Gas y un gasista privado observaron el inconveniente que presentaba la propiedad.

El tema fue informado a la administración del edificio, mientras personal de la empresa proveedora de gas volvió al lugar para evaluar la situación. Finalmente, tras una reunión de consorcio, se dispuso contratar a un gasista que en ese encuentro con los propietarios explicó que el cambio de regulador que se necesitaba realizar era “una boludez”.

La tragedia se desató a las 9.38, luego de que el gasista Carlos García, junto a su ayudante Pablo Miño, trabajaran en la reparación sin cortar el paso de suministro de gas ni de energía eléctrica, y sin avisar del escape a los vecinos.

La querella y la fiscalía plantearon como parte de la teoría del caso que presentaron durante el juicio oral y público que no podía señalarse como únicos responsables a estos dos trabajadores. “Esta tragedia no es la causa de dos gasistas que estuvieron el 6 de agosto. Es una cadena de negligencias, de imprudencias, de infracciones al deber de cuidado y a las normativas”, concluyó el abogado de la querella, Angelo Rossini.

Además de García y Miño la querella pretendía la pena máxima para un tercer gasista, José Ayala, para los administradores del consorcio Mariela Calvillo, Norma Bauer y Carlos Repupilli, y para los empleados de Litoral Gas Gerardo Bolaño, Claudio Tonucci, Guillermo Oller, Luis Curaba y Viviana Leegstra. La fiscalía concluyó que Bolaño y Ayala, quienes trabajaron días antes de la tragedia, no tuvieron responsabilidad en la explosión y pidió para ellos el sobreseimiento.

La explosión en el complejo de departamentos ubicado en Salta 2141 provocó el derrumbe de una de las torres. Otras dos fueron demolidas y el lugar fue expropiado por el Estado. En ese terreno se levantará un edificio en el que convivirá un instituto de música y un memorial destinado a recordar a las víctimas de la tragedia y el episodio ocurrido en agosto de 2013.

Fuente: Clarín

Comentarios