Brasil frenó la ilusión de Argentina por oportunismo

El seleccionado “albiceleste” midió fuerzas con el equipo local, que en un encuentro equilibrado, contó con una gran efectividad y se impuso por 2 a 0 para clasificarse a la final del certamen continental. El elenco de Scaloni jugará por el tercer puesto frente al perdedor de la semifinal entre Chile y Perú.

Por Redacción

martes 2 de julio, 2019

En su mejor partido, se acabó el sueño de la Selección Argentina en la Copa América: cayó 2-0 ante Brasil en el estadio Mineirao y quedó eliminado de la competencia en semifinales. Gabriel Jesús y Roberto Firmino marcaron los goles para el vencedor, que cimentó su victoria en la efectividad: llegó a fondo en tres oportunidades y convirtió dos veces.

La Selección jugó un primer tiempo a la altura de las circunstancias, con Messi comprometido con el juego y mucha actitud. Sin embargo, en el contexto de 45 minutos muy parejos, Brasil se marchó en ventaja al descanso gracias al gol de Gabriel Jesús, en la primera llegada del sueño de casa.

Impulsado por su público y por el peso de la localía, Brasil propuso un juego de presión extendida y fricción para recuperar lo más rápido posible el balón. Como a lo largo de la competencia, volvió a hacerse ancho desde lo posicional, para atacar por adentro. Argentina opuso intensidad en la marca, ocupó los espacios para evitar filtraciones y, con la pelota, buscó construir de manera asociada, con Messi retrocediendo para hacer contacto y atraer la atención para liberar a sus compañeros.

La primera aproximación fue de Argentina: a los 11 minutos, tras recibir de la “Pulga”, Paredes probó de media distancia y el balón pasó cerca. Pero, a los 18′ Dani Alves rompió por el medio, le dio un pase sin mirar a Roberto Firmino y Gabriel Jesus apareció en soledad por el centro para poner al local 1-0.

A partir de la conquista, el local puso a Casemiro sobre el astro rosarino, cerró líneas en su campo para nublarle las ideas en el armado a Argentina (Otamendi, en la conducción larga, falló un par de veces) y generar transiciones rápidas para aprovechar la velocidad de Coutinho, Gabriel Jesús y Firmino. Con el 10 más participativo que en los encuentros anteriores, Argentina buscó combinar más ágilmente y casi empata de pelota quieta. A los 29 minutos, Messi tiró un centro frontal con sutileza y Agüero peinó de anticipo: la pelota pegó en el travesaño, picó en la línea y salió.

De ahí al final, Argentina continuó intentando con Messi como bandera, pero le faltó profundidad.

La Selección salió al segundo tiempo decidido a buscar el empate. Por momentos centralizando en exceso el juego, pero mostrando buenas combinaciones entre Messi, Lautaro y Agüero, siguió generando peligro. A los 4 minutos, un remate mordido del delantero del Inter terminó en las manos de Alisson, a los 6′, un tiro de De Paul se fue por encima del travesaño y a los 11, otra vez el palo impidió la igualdad; esta vez, tras un intento del capitán.

Pero a los 25 minutos, en la tercera llegada a fondo a lo largo del partido, Brasil volvió a golpear. Gabriel Jesús recorrió 50 metros con la pelota sin que lo cortaran, pisó el área y cedió para Firmino, que tocó al 2-0 sin marcas.

De ahí al final, el equipo “albiceleste” fue desesperado por el descuento, pero no encontró los caminos correctos. Brasil, apoyado en la ventaja, mantuvo la firmeza defensiva, pobló el mediocampo e imposibilitó los avances argentinos con claridad.

Se acabó el sueño de los dirigidos por Lionel Scaloni, que buscarán el tercer puesto el próximo sábado a las 16, frente al perdedor entre Chile y Perú, que se jugará este miércoles.

Comentarios