“Inventar noticias falsas con un título muy atractivo es muy fácil de hacer”

Olivia Sohr, periodista y socióloga, explica que generar una “fake news” es muy sencillo y puede llevar solamente 5 minutos, pero que comprobar y poder dar información fehaciente de que eso no es así es algo que puede llevar bastante tiempo para poder desmentirlo.

Por Reddación

domingo 7 de julio, 2019

Las “fake news” pasaron a ser una moda debido a la facilidad que implica generarlas pero sobre todo al acceso que tiene el mundo entero a las diferentes redes sociales, ya sea para publicar o bien para consumir esas noticias falsas.

La socióloga y periodista chilena, Olivia Sohr, dialogó con Radio Mitre Mar del Plata sobre esta tendencia en un año electoral y explicó que “en otros países la desinformación y la falsa información que circula mucho y sobre todo por redes sociales, ha hecho mucho daño en los debates eleccionarios. Fue el caso en Brasil, en Estados Unidos, en India, en México también. Esa desinformación “embarra” la cancha y no deja discutir sobre otros temas o mueve la agenda”.

Desde su lugar de trabajo, Sohr se ha transformado en Coordinadora de Proyectos Especiales, en el marco del “Programa Reverso”, que chequeará la información y la ratificará o no para el proceso eleccionario 2019 en Argentina, a través de una cantidad considerable de medios de comunicación de todo el país que se han sumado al proyecto. “Estos consorcios de medios están pensados para tratar de combatir lo más posible, para tratar de separar lo que es verdad de lo que no y poder discutir un poco mejor durante las elecciones“, explicó la socióloga trasandina.

Inventar noticias falsas con un título muy atractivo es muy fácil de hacer si no tiene ninguna base, te demora 5 minutos. En cambio comprobar y poder dar información fehaciente de que eso no es así es algo que puede llevar bastante tiempo para poder desmentirlo con suficientes bases y con toda la información que hace falta”, remarcó Olivia Sohr en diálogo con el programa radial “Hoy es Mejor”.

La periodista chilena explicó, además, cómo funciona la mente del ser humano a la hora de recibir una información y lo determinante que puede ser la “grieta” al momento de elegir creer o no dicha noticia: “La desinformación se alimenta mucho de nuestra necesidad o nuestro deseo de confirmar lo que ya sabemos, y en eso la polarización juega. Si una sociedad está muy polarizada y nosotros estamos muy convencidos de que estamos de un lado o del otro, y estamos muy seguros de que lo que nosotros pensamos es correcto y lo que piensa el resto está mal, a la desinformación que circule y ratifique lo que yo pensaba voy a tener más chances de creerle y de compartirla“.

Comentarios