La Corte ratificó la prohibición de fumigaciones a 1000 metros de los centros urbanos

“Ya es momento de que se lleve adelante esa transición que va a ser benéfica para toda la sociedad”, afirmó Lucas Landivar, abogado de la Red Nacional de Abogados de Pueblos Fumigados

Por

sábado 27 de julio, 2019

La Suprema Corte de Buenos Aires ratificó la decisión de prohibir las fumigaciones con agrotóxicos a menos de 1000 metros de los núcleos poblacionales. Lo hizo al dejar vigente la cautelar impulsada por la Asamblea Paren de Fumigar Mar del Plata, que solicitó que se aplicara una norma aprobada hace 11 años. Al mismo tiempo ordenó abrir una nueva instancia de diálogo entre los vecinos y la Municipalidad de General Pueyrredón, instancia de la cual debería surgir un plan de desarrollo agrícola sustentable.

“Es una resolución en donde la corte analizó varias presentaciones tanto de la Municipalidad, como demandadas y presentaciones de nuestra parte como afectados por las fumigaciones”, manifestó Lucas Landivar, abogado de la Red Nacional de Abogados de Pueblos Fumigados e integrante de la Asamblea Paren de Fumigarnos en diálogo con El Marplatense.

“Luego de analizar esas presentaciones, aparece esta nueva resolución donde se ratifica la medida cautelar, señalando que está vigente y que a mil metros de los núcleos urbanos no se puede fumigar, haciendo de esta manera lugar al pedido de audiencia que hizo la municipalidad, para tratar de encontrar una solución alternativa al conflicto”, señaló Landivar.

“La idea es trabajar articuladamente con el municipio y todos los sectores afectados por las fumigaciones y salir de esta situación de conflicto judicial”, dijo.

El reclamo de los vecinos de General Pueyrredón comenzó hace 18 años, cuando la organización ambientalista BIOS impulsó una campaña para que el municipio promocionara tierras libres de agrotóxicos, cuyo primer hito fue la ordenanza 18.740, votada en 2008 por unanimidad en el Concejo Deliberante local. La norma impuso el límite de 1000 metros para la aplicación de herbicidas, además de establecer una barrera vegetal, estableciendo una zona de resguardo ambiental, social y sanitario.

La norma, sin embargo, nunca se aplicó, y en 2013 el propio Municipio intentó reemplazarla por otra que permitía fumigar a solo 100 metros de escuelas, centros asistenciales y centros de salud, iniciativa que provocó la cautelar de la Asamblea, que la Suprema Corte provincial acaba de ratificar.

“El mismo día de la audiencia hubo un compromiso en donde, se habló de una presentación conjunta o escrito judicial a La Corte, confeccionada por nosotros en conjunto con la Municipalidad. La misma esta siendo elaborada y analizada en este momento por la Municipalidad a raíz de las manifestaciones que nosotros hicimos de lo que necesitamos en este proceso de construcción en común” indicó Landivar en referencia al diálogo mantenido entre las partes .

Las zonas más afectadas son “la parte norte del Municipio, Felix U. Camet, el Barrio El Retazo, que es un barrio anexo al 2 de Abril, debido a las fumigaciones en la estancia “La Trinidad”, a quienes se les ha pedido en varias oportunidades que no fumiguen por carta documento, presentaciones administrativas y demás, sin obtener resultados”. “En la zona sur también existen algunas parcelas que están cultivando papas y algunos cereales, en la zona de Santa Isabel y Marayui y obviamente en la zona oeste hay una utilización intensiva de agroquímicos, donde hay muchas familias que están expuestas a estas prácticas”, agregó.

Con respecto a la continuidad de caso “queda el consenso de la presentación que hay que formular ante La Corte y luego de eso ponerse a trabajar en base al consenso”. “Nosotros insistimos en que tenemos una gran oportunidad“, manifestó Landivar.

“Se perdió mucho tiempo debatiendo, discutiendo y ahora es necesario que intervenga La Corte ejerciendo un adecuado control de constitucionalidad de la actividad del municipio, por lo que ya es momento de que se lleve adelante esa transición que va a ser benéfica para toda la sociedad”, afirmó el letrado.

Finalmente, el abogado de la Red Nacional de Abogados de Pueblos Fumigados destacó: “En la zona de Ayacucho, la cual estoy visitando en este momento, después de haber estado en Benito Juarez y en Necochea y en estos lugares se esta trabajando en lo que son tierras periurbanas o perirurales que están en el área complementeria entre la ciudad y el campo”.”Son zonas que están en transición donde se trabaja en la promoción de la agroecología y hay experiencias que son sumanente positivas, con excelentes rendimientos incluso mayores sin la utilización de agroquímicos y sin contaminación“, agregó.

Comentarios