Es argentino, tiene 13 años y ganó U$S 900 mil jugando al Fortnite

El “King” o Thiago Lapp, obtuvo el quinto lugar en el Mundial de Fortnite que se disputó en Nueva York. El campeón fue un estadounidense que ganó u$s3 millones.

Por Redacción

lunes 29 de julio, 2019

Un argentino de 13 años ganó u$s900 mil después de quedar entre los cinco mejores en el Mundial de Fortnite, la competencia del videojuego que se disputó en Nueva York.

Se trata de Thiago Lapp, alias “King”, quien ocupó el quinto puesto entre cien participantes del evento celebrado en el estadio Arhur Ashe, el mismo en el que se celebra el US Open de tenis, mientras que los primeros cuatro lugares fueron para jugadores estadounidenses, entre ellos un chico de 16 años, Kyle “Bugha” Giersdorf, que se alzó con tres millones de dólares.

En una partida de Fornite, el jugador dirige a un personaje en una isla en la que afronta a los demás y el ganador es el último superviviente. A medida que avanza la partida, el perímetro de juego se va reduciendo para acelerar el desenlace.

Cada jugador puede encontrar en la isla armas y material de construcción que le permite levantar estructuras para protegerse ante los ataques de los otros competidores.

La final en solitario, prueba reina de la competición, cerró el primer Mundial del videojuego editado por la compañía estadounidense Epic Games, que distribuyó 30 millones de dólares en premios en tres días.

El chico argentino, que es oriundo de la localidad bonaerense de Tigre y participó con el equipo de esports 9z, formó parte por primera vez de esta clase de torneo presencial con la edad mínima para competir.

Para llegar al evento, en diez semanas de competencia, King se midió contra jugadores de todas las edades del continente.

Por su parte, el estadounidense Kyle Giersdorf, apodado Bugha, se convirtió en Nueva York en el primer campeón del mundo en solitario del videojuego Fortnite, una victoria con la que ganó tres millones de dólares con apenas 16 años.

Bugha, originario del estado de Pensilvania, se puso en cabeza desde la primera de las seis partidas y no dejó el liderazgo.

“Es una locura”, declaró el joven tras la final. Salvo en la segunda de las seis partidas, Bugha mostró una gran constancia a pesar del contexto: era la primera final en solitario de un Mundial, el premio era de tres millones y el evento se celebraba en el recinto Arthur Ashe, donde se disputa el US Open de tenis.

La final en solitario, prueba reina de la competición, cerró el primer Mundial del videojuego editado por la compañía estadounidense Epic Games, que distribuyó 30 millones de dólares en premios en tres días.

El domingo, además de Bugha, otros tres jugadores estadounidenses se hicieron millonarios: Psalm, Epikwhale y Kreo.

Ámbito

Comentarios