“Una sociedad que no trabaja en equipo no tiene final feliz como destino”

Facundo Alvanezzi, Formador Específico de Futbolistas, expuso los diversos programas y metodologías para explotar al máximo las capacidades de los jugadores en Chile. Contó su experiencia y habló sobre las diferentes cuestiones que tienen que ver con su importante labor.

Por Redacción

lunes 5 de agosto, 2019

Facundo Alvanezzi, ex jugador argentino que compitió en clubes de Argentina, Italia y Suiza, donde se recibió como entrenador técnico primero y luego en Formador Específico de Futbolistas, algo poco común en el ambiente deportivo que se va extendiendo últimamente a otros deportes, contó su reciente experiencia en Chile.

Su tarea no tiene sus raíces únicamente en el fútbol conceptualmente, ya que profesa una filosofía que abarca cuestiones muchos más profundas de las personas y su convivencia como sociedad.

“Fue realmente muy auspiciosa. Me llegó la invitación a partir de la federación chilena de fútbol para disertar en un seminario internacional. Estuve 10 días allí y fue muy enriquecedor. Se abre el juego a las preguntas y hay un ida y vuelta muy rico, donde uno está enseñando y aprendiendo de los alumnos. Hubo buen nivel de concurrencia y de participantes”, confió el hombre nacido en Bragado al programa Hoy es mejor que se emite por Radio Mitre Mar del Plata.

El tema de reconocimiento a su importante labor a nivel internacional, subrayó que “es un tema muy especial el del reconocimiento. Somos una sociedad muy compleja en muchos aspectos. Con el correr de los años uno se va dando cuenta de muchas cosas y no pongo en la balanza que a uno se lo valore más o menos en su país. Yo trato de dejar sentado el buen nombre de los argentinos para que el día de mañana le queden las puertas abiertas a otro que vaya”. Y agregó que “hay figuras relevantes del deporte que en Argentina no han sido reconocidas y de allí para abajo estamos todos en igualdad, pero no importa. Uno recoge lo que ha ido con cosechando en estos años y que gente del fútbol reconozca lo que he hecho es gratificante”.

Sobre las nuevas tendencias en la formación de futbolísticas y la metodología empleada, Alvanezzi explicó que “hablé sobre las nuevas tendencias del fútbol, sobre las metodologías europeas que se vienen aplicando desde hace más de 15 años, con una muy buena reflexión de la gente. En lo que tiene que ver a las nuevas tendencias es mucho más lo que se habla que lo que está evolucionando en sí. El fútbol siempre va a ser de los futbolistas, ellos dan la velocidad y la pausa. El fútbol se va a seguir jugando en 100 metros por 75 y la evolución de los entrenadores es la que va a hacer que el jugador tenga mayor virtud o no. En nivel conceptual sigue siendo todo el futbolista y la pelota. En definitiva, todo lo que se ve en la cancha está en un plano de igualdad universal. El fútbol va a seguir siendo en mismo. Con metodologías diversas, pero va a seguir siendo la interacción del jugador con la pelota y los conceptos de los formadores/entrenadores”.

Se ven resultados en el fútbol mundial, como en el caso de Bélgica, a partir de una gran reestructuración. Y sobre esto se le consultó al formador de futbolistas, sobre todo si se puede implementar en nuestro país. Al respecto respondió que “depende mucho de las cabezas dirigenciales. Si tienen en claro un programa a diez años, teniendo en cuenta los problemas nutricionales, de educación y de riqueza del país. No es sólo llevar a un chico a Buenos Aires. Hay que tener una formación integral en el país. En Europa todos los entrenadores tienen el programa de entrenamiento para que todos trabajen de la misma manera. En Argentina debería ser así, para que al entrenador le cueste menos”.

Y cerró la conversación, al respecto de la revolución que se está dando a nivel mundial, en el plano deportivo para que diferentes países hayan progresado como lo vienen haciendo en los últimos años. “La revolución tiene que venir por cabezas que estén por encima del resto, despojadas de individualismo. Hay que trabajar en equipo. Una sociedad que no trabaja en equipo no tiene final feliz como destino”, sentenció Alvanezzi.

Comentarios