El rol de las manos en la Osteopatía

Andrew Taylor Still nació el 6 de agosto del año 1828 en Virgina EEUU. El médico estadounidense, es considerado el padre de esta disciplina. Ariel Pantanali, osteópata y miembro del Registro de Osteópatas de Argentina detalla los beneficios que aporta.

Por Gimena Rubolino

martes 6 de agosto, 2019

Andrew Taylor Still mostró interés por la anatomía a muy temprana edad siguiendo los pasos de su padre médico.

En 1864, vive un hecho traumático por la muerte de sus hijos. Debido a este acontecimiento doloroso, determinante,  busca fundamentos en una nueva medicina acorde con las leyes naturales. A partir del tratamiento exitoso de un caso de disentería hemorrágica  sin aparente solución para la medicina de aquella época, sienta las bases de la osteopatía en el año 1874.

El nacimiento de la osteopatía en la vida de Still, surge como el encuentro de un profundo conocimiento anatómico y fisiológico, con una concepción hondamente espiritual de la vida y un desarrollo muy sensible del arte de palpar. Por eso dice que la osteopatía es un arte que se apoya en ciencias.

Todas las partes del cuerpo son interdependientes lo que confiere al hombre su especificidad y su inocuidad. Andrew Still habla de estructura pensando en la armadura humana y habla de función pensando en los distintos órganos que aseguran las funciones vitales.

De ahí el origen de la palabra Osteopatía que procede del griego: Osteo-Pathos, lo que viene de adentro de los tejidos, “la vía del hueso”.

Still lo sintetizó en una frase al principio fundamental de la osteopatía: “La estructura gobierna la función”, favorecer la corrección de la estructura ósea para conseguir una mejora posterior de la función orgánica, donde la anatomía es lo primero, lo último, y está siempre presente.

Ariel Pantanali, osteópata y miembro del Registro de Osteópatas de Argentina afirma que “actualmente la práctica de la osteopatía está reconocida y regulada desde hace años en algunos países, como EE. UU., Reino Unido y Francia. En estos casos, el término osteopatía se limita a prácticas no invasivas incluidas en la medicina convencional“.

En EE. UU. la especialidad en osteopatía es una rama de los estudios de medicina. La titulación que se obtiene después de realizar los estudios en osteopatía es el «Doctor of Osteopathic Medicine» (DO).

En nuestro país, la osteopatía se instala en 1992 de la mano de su fundador Gilles Drevon, con el  Instituto Argentino de Osteopatía en Buenos Aires.

La Osteopatía es preventiva

La Osteopatía es la ciencia y el arte de diagnosticar y de tratar las disfunciones de movilidad de los tejidos del cuerpo humano, que provocan trastornos y perturban el estado de salud del organismo. Actúa sobre la causa, no sobre el síntoma.

Se trata de una medicina manual preventiva y curativa cuyo objetivo es re-establecer la óptima salud de una persona permitiéndole obtener un mayor bienestar:

  • Procede de manera segura, eficaz y competente, no se interesa solo en un síntoma o en una enfermedad, considera al organismo del paciente como una totalidad y por lo tanto pretende comprender a todo su ser.
  • El osteópata propone reequilibrar el esqueleto, los músculos, los ligamentos a fin que todos los líquidos circulen correctamente; atribuirá una importancia muy particular a la columna vertebral, el pilar de la armadura, que contiene el sistema nervioso autónomo.
  • Trabaja principalmente sobre las causas y/o los desequilibrios (problemas primarios) que causan el dolor y la enfermedad, en estructuras que se hallan muchas veces alejadas del lugar del síntoma.
  • Respeta la integridad física, emocional y psicológica de cualquier persona que concurre a la consulta.
  • Conoce muy bien los límites de sus maniobras y deriva al paciente si fuera necesario.
  • Cumple un rol importante en la prevención trabajando tanto sobre adultos y ancianos, como también en el campo de la pediatría y la neonatología.
  • Los osteópatas frecuentemente trabajan en colaboración con otros profesionales de la salud.

Las manos como herramienta

“Las manos son la herramienta de trabajo del osteópata, las que les permiten detectar y tratar trastornos funcionales” agrega Pantanali.

El osteópata realiza el diagnostico junto a los estudios complementarios que trae el paciente (resonancia, ecografía, radiografía, etc) y a la hora del diagnóstico y tratamiento, este se realiza con las manos.

Ciencia y técnica al momento de diagnosticar y tratar el disfuncionamiento del cuerpo por medio de toques ligeros que tienen por objetivo mejorar la estructura de todos los sistemas corporales, restaurando funciones y promoviendo la salud,  aliviando los dolores y devolviendo al cuerpo el equilibrio.

El osteópata piensa de manera integral, nunca encierra un síntoma en esa zona donde se manifiesta

La emoción es también protagonista

Un osteópata es aquel profesional de la salud que trata las disfunciones de movilidad de los tejidos corporales. Sus manos  entrenadas podrán detectar  micromovientos que se producen en los tejidos y sus  disfunciones. Para poder llegar a un diagnóstico preciso, son importantes sus conocimientos biomecánica, neuroanatomía, psicobiología, patología y la relación estructura función.

“Es también de suma importancia para el osteópata conocer el estado emocional  del paciente, ya que el abordaje del tratamiento debe hacerse tanto desde el punto de vista físico, como químico y emocional: si tenemos nuestras emociones afectadas, nuestro cuerpo también lo estará” detalla Ariel Pantanali.

Las emociones son protagonista del diagnóstico, de los desequilibrios de los diferentes estratos del organismo: emocional, sistema nervioso vegetativo, vascular, estructural, visceral o neural: perciben, descubren y liberan los flujos bloqueados, porque donde no hay fluidez en la energía, la salud se resiente.

Comentarios