El desconocido reloj solar de la Peatonal San Martín

Miles de personas pasan por la zona pero muy pocas saben dónde está, quién lo puso allí, cuándo se puso ahí y para qué sirve. De espaldas a la Catedral, sobre plena Peatonal y al lado del tradicional calendario de piedritas, se ubica este enigmático objeto. Conocé la particular historia de este reloj solar.

Por Redacción

sábado 10 de agosto, 2019

Por Javier Novoa

 

Ante la vista de todos pero ante la observación de muy pocos se encuentra un reloj solar en la Peatonal San Martín. Científicamente colocado de espaldas a la Catedral de los Santos Pedro y María y al lado del tradicional calendario de “piedritas” donde los turistas se fotografían.

Casi como por casualidad apareció delante de mí. Mientras hablaba por teléfono y giraba en círculos, un monolito de un metro y medio que parecía haber sido instalado hace instantes pero se encuentra en el mismo sitio desde 1970, se instaló en mi campo de visión y generó la necesidad de saber qué era.

El reloj solar tiene tres partes, la primera es el monolito en sí, la segunda parte es un objeto metálico adherido al cemento con el que puede saberse la hora exacta y el tercero es una placa donde se obtiene la poca información del mismo.

Donación del profesor Tokutaro Yabashi a la Municipalidad de General Pueyrredon a través de la Embajada de Japón. Mar del Plata 2.3.70“, los únicos datos que tenía para obtener información sobre este reloj tan llamativo escondido a la vista de todos.

Lo primero que hice fue comentarles el hallazgo a mis amigos por Whatsapp para preguntarles si alguno sabía algo. Muy pocos de ellos lo habían visto en alguna excursión escolar, el resto no identificaba el objeto de la foto que les había enviado. 

El reloj permite saber la hora desde las 6 de la mañana hasta las 6 de la tarde. Así queda a la vista ni bien uno observa la estructura metálica.  La placa de acero inoxidable que sobresale del monolito tiene una inclinación que equivale con la latitud de la zona, 38 grados sur.  La sombra que genera esta plancha sobre la estructura de metal, muestra la hora exacta del lugar.

Sin embargo, por la rotación de la tierra sobre su eje, el recorrido del sol y otras variables, la ecuación no es perfecta. Por este motivo, el reloj posee una guía para ir regulándolo y que se mantenga en hora. En Mar del Plata esto no sucede y aproximadamente el antiguo mecanismo marca una hora de retraso.

El reloj solar como indica su placa fue donado por la Embajada de Japón el dos de marzo de 1970 y es un modelo inventado por el profesor Tokutaro Yabashi, un eximio estudioso y realizador de relojes solares protegidos por patentes estadounidenses. A pesar de existir muy poca información de Yabashi, se conoce que instaló estas piezas en Japón, China, Argentina, Guam, Alemania, entre otros. Falleció el 7 de julio de 1996 a la edad de 81 años.

Para convertir en un objeto aún más valioso este reloj, desde el Centro Cultural de la Embajada de Japón en Buenos Aires confirmaron a El Marplatense que en todo el territorio argentino solo existen dos relojes solares de Tokutaro Yabashi. Uno es el nuestro, aquí en Mar del Plata y el otro en Buenos Aires, en el parque del Planetario.

Sin dudas, cuando pases por la zona para hacer la compras, para ir a misa o para realizar un trámite en la Municipalidad, vale la pena que te detengas un segundo frente a nuestro tan valioso reloj solar. A la vista de todos y observado por muy pocos.

Fotos Diego Izquierdo.

Comentarios