Batán: vecinos denuncian que el boleto a Otamendi aumentó 30 pesos en un mes

Alrededor de 87 familias de la vecina localidad necesitan una solución para el único transporte de los chicos que viajan diariamente a la secundaria IMES que se encuentra en Otamendi, ya que aseguran que no se respetan las frecuencias horarias, hay maltrato por parte de los choferes y en agosto pasaron de pagar $5 a $35.

Por Redacción

martes 27 de agosto, 2019

Son 87 familias que envían a sus hijos a la escuela secundaria IMES de la localidad de Otamendi desde Batán. Hasta mayo los viajes estaban a cargo de El Rápido del Sud, que había establecido un pase especial para que se abonen 5 pesos el viaje. Sin embargo, el quiebre de la empresa de transporte comenzó a complicar a las familias de la vecina localidad ya que pasó a manos de Costa Azul, la cual en agosto comenzó a incrementar el valor hasta llegar a 35 pesos al día de hoy.

El Marplatense se comunicó con una vecina, quien explicó la situación de las 87 familias, que necesitan una solución al respecto. “El Rápido del Sud nos hacía un pase con el que pagábamos 5 pesos, quebró y paso a Costa Azul, dijeron que íbamos a pagar lo mismo y desde el 5 de agosto empezaron a cobrar 25, a la semana 36, después 45 y hoy a un nene le cobraron 35”, expresó.

Y agregó: “La escuela es privada, pero está subvencionada al 100%, por lo que pagamos el mínimo. Hace 20 años que la gente acude allá. Y no tenemos matrícula para los chicos acá el año que viene”.

Asimismo, Silvia aseveró que “además, los tratan mal a los chicos, los dejan en la parada, no pasan a horario. Hoy una mamá comentó que va a mandar día por medio a sus dos hijos, un día cada uno porque se hacen 140 pesos por día. Están buscando que nos cansemos y lo están logrando. No lo podemos sostener. De matrícula pago 1700 por los dos nenes y con el colectivo no me dan los números”.

“Nosotros pertenecemos a General Pueyrredón, pero los que están gestionando el tema de transporte son los de General Alvarado. Por eso estamos tratando de poder hablar con alguien porque no lo podemos pagar”, cerró una de las vecinas que se siente “abusada”.

Comentarios