Versiones enfrentadas en la manifestación dentro del Unzué

Más de un centenar de familias de distintas organizaciones sociales ingresaron al edificio del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. De un lado, la delegada de la cartera aseguró que el ingreso fue de forma violenta y debió ser asistida, algo que Pablo Barragán, representante del Polo Obrero desmiente completamente: “Lo deben estar usando para judicializar nuestra protesta, lo han hecho infinidad de veces”.

Por Redacción

miércoles 28 de agosto, 2019

Más de un centenar de manifestantes ingresó este miércoles al Instituto Unzué, donde se desarrolla la actividad del Ministerio de Desarrollo Social de Nación, en demanda de respuestas a los petitorios sociales.

Desde el Ministerio, a través de la delegada Florencia Ranellucci informaron que este ingreso fue una “violenta situación. Los manifestantes ingresaron de forma intempestiva, corriendo y buscaban provocar al personal de seguridad que intentaba que podamos seguir trabajando. Además, durante varias horas no quisieron identificarse”. Al tiempo que aseguró que “de todas maneras no nos van a amedrentar, y vamos a seguir trabajando para estar cerca de quienes más nos necesitan”.

Ranellucci debió salir escoltada luego de algunas horas de permanecer encerrada en su oficina, y tuvo que ser acompañada para recibir asistencia médica ya que tuvo un pico de estrés, según indicaron desde el sector, el cual evalúa realizar la denuncia penal dada la gravedad del episodio.

La candidata a diputada provincial relató también que “el pasado lunes recibimos, como siempre recibimos a todos, al referente del movimiento y le expliqué que existe un procedimiento y una mesa nacional con tal objetivo. Hoy ni siquiera presentaron un petitorio. Solo se acercaron de manera violenta y no me dejaban salir de mi oficina“.

En tanto, el referente al que se refiere dialogó con El Marplatense ante esta situación. “Nosotros vinimos el día lunes a tener una reunión con la responsable de Desarrollo Social, pero no nos dio mayor respuesta. Decidimos venir todos los compañeros. No vinimos por un reclamo en particular, sino por la situación que están viviendo muchos compañeros de distintos barrios, hay 400 familias dentro del ministerio. Entramos pacíficamente, estaba abierta la puerta y no había personal de vigilancia que nos dijera que no podíamos entrar. Estamos a la espera de una respuesta”, confió Pablo Barragán.

En cuanto al tiempo que se mantendrán en el edificio, el referente del Polo Obrero sostuvo que “teniendo en cuenta que este es un ministerio público que tiene que dar respuesta a los reclamos del pueblo, nos vamos a quedar hasta que nos las den”.

Y sobre la atención médica que asegura haber necesitado Ranellucci, Barragán aseguró que “no tuvieron que asistir a nadie. Hay familias con chicos acá. La delegada salió por la puerta de atrás, ni la cruzamos. Lo deben estar usando para judicializar nuestra protesta, lo han hecho infinidad de veces”.

Comentarios