El Gobierno liberó los precios mayoristas y compensarán a las petroleras

El Decreto publicado en el Boletín Oficial de este lunes, indica que el costo fiscal será de $1.550 millones y será solventado reasignando partidas del presupuesto de la Secretaría de Energía. Sin embargo, desde algunas compañías consideran que la medida es insuficiente

Por Redacción

lunes 2 de septiembre, 2019

A través de un decreto publicado este lunes, el Gobierno definió cambios en el esquema original de congelamiento de precios de los combustibles: por un lado, se liberaron los precios para el canal mayoristas (agro, industrias y transporte) y, además, se compensará a las empresas petroleras.

Con todo, el texto aclara que los precios de todas las naftas y gasoil en las estaciones de servicio continúan congelados hasta el 13 de noviembre.

Como un subsidio a las empresas, el Gobierno estableció una transferencia de $2,81 por dólar para los productores de petróleo, llevando el dólar de $46,69 a $49,50 para todos los barriles entregados al mercado interno por un periodo de 30 días.El decreto original de congelamiento había impuesto un precio de referencia de USD 59 por barril y un tipo de cambio de $45,19 por dólar. “Este monto agrega un 6% de aumento al precio del barril, por lo que se acumula un 9,54% de mayor precio para los productores. El costo fiscal de esta transferencia es de $1.550 millones y será solventado reasignando partidas del presupuesto de la Secretaría de Gobierno de Energía”, precisaron.

Sin embargo, desde algunas de las empresas del sector —las productoras que no están integradas (no refinan su propio combustible)— advirtieron rápidamente que un subsidio no es la solución, más allá del monto.
Ante la consulta de Infobae, Gastón Remy, CEO de la petrolera Vista Oil señaló que los productores rechazaron de manera terminante la propuesta de subsidio ofrecida. “Los productores no queremos ningún subsidio, e insistimos que lo que se debe hacer es buscar una carga equilibrada entre refinadores y productores en lo que cada uno está dejando sobre la mesa para poner el hombro en esta situación”, indicó.

“Ante esta situación de crisis, no queremos quedar frente a la sociedad como un sector subsidiado cuando venimos vendiendo el crudo a nivel local más del 25% debajo de su valor internacional”, agregó.

Según explicaron las fuentes oficiales, por los ingresos extras que generará esta liberación de las ventas mayoristas, se aumentará el valor del dólar de $45,19 a $46,69 para la fijación del precio del barril a los productores. Esto implica un aumento del 3,3% del precio del barril.

“El canal mayorista representa el 17% del total del volumen, lo que sumado al 30% de otros productos no congelados originalmente (combustibles de aviación, buques, asfaltos, lubricantes y otros) hace que el 47% del volumen ya no caiga bajo el congelamiento. Este 47% de volumen equivale aproximadamente a un 38% de las ventas en pesos”, detallaron.

Otra medida que se oficializó este lunes es que finalmente no se realizará la actualización del Impuesto a los Combustibles correspondiente al 1° de septiembre.

Las nuevas medidas habían sido anunciadas a las compañías en una serie de reuniones que se sucedieron el viernes entre el secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, y los directivos de las petroleras.

El decreto original que generó el reclamo por igual de compañías y gobernadores de provincias petroleras aplicó un tipo de cambio de referencia de $ 45,19 por dólar y un precio de referencia Brent (el valor del crudo en el Mar del Norte) de US$ 59 el barril.

Con esas referencias, el precio tope de naftas y gasoil en todas sus calidades, comercializados en todos los canales de venta, durante los 90 días corridos siguientes a la entrada en vigencia de la medida, no deberían ser superior al precio vigente al 9 de agosto último.

Comentarios