Buscan avanzar con la declaración de emergencia alimentaria en el Concejo

Teniendo en cuenta la compleja situación socio-económica, concejales de la oposición insisten con declarar la emergencia alimentaria en el distrito de General Pueyrredon. “Mar del Plata está en emergencia, sólo falta declararla”, remarcan desde el Concejo Deliberante. Por Carlos Walker.

Por Redacción

lunes 9 de septiembre, 2019

El concejal de Consenso Federal, Santiago Bonifatti, presentó un proyecto de comunicación con el objetivo de que el Ejecutivo local que lleve adelante un Programa de emergencia alimentaria para poner como prioridad la salud nutricional de los niños del distrito de General Pueyrredon.

“Ante la situación actual que atraviesa nuestro país, nuestra provincia y sobre todo eso nuestras ciudades, es que vemos necesaria la aplicación de un plan de acción por parte del ejecutivo municipal para dar respuesta inmediata a la crisis alimentaria que están sufriendo los vecinos y vecinas pero en mayor medida los niños y niñas que son los principales dignificados al no recibir diariamente los nutrientes necesarios para su desarrollo cotidiano”, explicó el edil lavagnista.

En concreto, el Programa de emergencia alimentaria que propone Bonifatti establece:

-Incrementar el presupuesto y la cantidad de cupos de la tarjeta de alimentos. Y como mínimo una suba a $ 600 mensual.

-La incorporación de nuevos beneficiarios. Hoy el municipio entrega unas 7000 tarjetas de alimentos ya asignadas y extender la cantidad de beneficiarios de acuerdo al aumento de la población vulnerable que requiere de la misma.

-Incorporación y distribución de tarjetas por comedor o merendero para la compra de alimentos u que las mismas tengan un monto de entre 5000 y 8000 mensual de acuerdo a la cantidad de niños que allí reciban alimentos.

-La entrega de leche en polvo a comedores. Se solicita se revise el procedimiento en la regularidad y aumentar cantidades de la misma ya que es “actualmente insuficiente”.

-Que la entrega de garrafas no se discontinúe en período de verano ya que la misma se utiliza para poder cocinar atendiendo a los mismos fines nutricionales en verano que en invierno.

-La pronta implementación del proyecto de huertas urbanas y colectivas, anunciado por el intendente Carlos Arroyo a inicios de su gestión de gobierno, para ser articulado con comedores y con el INTA. Se propone que se asigne un terreno fiscal a cada comedor (o grupo de comedores aledaños) más semillas o plantines y herramientas para realizar huertas que provean a ellos mismos.

-Que el municipio financie íntegramente las acciones previstas para los puntos solicitados en el Programa de emergencia alimentaria, disponiendo las adecuaciones legales, administrativas y presupuestarias que se requieran para ampliar y acelerar la compra y distribución de alimentos, para cubrir la demanda alimentaria de todas las personas y hogares que efectivamente lo necesiten.

-Que por el lapso que se extienda el Programa de emergencia alimentaria, el Departamento Ejecutivo disponga el uso transitorio de los inmuebles, vehículos y equipamiento general bajo su dominio, a los fines de la emergencia y de la eventual conformación de nuevos centros transitorios de asistencia alimentaria.
A su vez, el bloque de ediles de Unidad Ciudadana volvió a pedir el tratamiento de dos proyectos: el 1570 del año 2017 y el 1725 del 2018. “Insistimos en la emergencia social, alimentaria y laboral, porque es un tema que venimos trabajando desde hace mucho tiempo”, manifestó la concejal kirchnerista, Marina Santoro.

“Todos los indicadores oficiales dan cuenta de la existencia de este estado de emergencia que denunciamos y entendemos que el hambre es urgente. Los datos estatales dan cuenta que el 2019 va a cerrar con inflación de más del 50%, y según el Indec, la pobreza afecta al 46,8% de los menores de 14 años y el 14,5% de los chicos pasaron hambre en el último año. Por otra parte, en nuestra ciudad, comen 120 mil chicos y chicas por semana en comedores escolares y barriales, y a nivel nacional, la Universidad Católica Argentina (UCA) sostiene que cuatro de cada diez niños, niñas y adolescentes bonaerenses se alimentan en comedores comunitarios”, enfatizó la edil de Unidad Ciudadana.

En ese marco, Santoro subrayó que este pedido además es avalado por diversos municipios, organizaciones sociales y políticas, y sectores de la sociedad como la Iglesia y las ONG’s: “Es un tema que excede los partidos políticos y nos afecta a todos los argentinos y argentinas. Sabemos que un chico que hoy no come, tiene consecuencias irreversibles para toda su vida, y tenemos que hacer algo”.

Por último, la concejal manifestó que “la emergencia alimentaria significa tomar partida de otras áreas y que vayan a los comedores, o a los sectores que hoy más lo necesitan. Esto es consecuencia de un modelo que fracasó y es necesario tomar cartas en el asunto de manera urgente. No puede seguir sucediendo, porque hay una diferencia muy grande entre comer y no comer”.

Carlos Walker

Comentarios