Día Mundial de la Prevención del Suicidio

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud cada año se quitan la vida casi un millón de personas, lo que supone una tasa de mortalidad “global” de 16 por 100 000, o una muerte cada 40 segundos.

Por Gimena Rubolino

martes 10 de septiembre, 2019

En los últimos 45 años las tasas de suicidio han aumentado en un 60% a nivel mundial. Se estima que a nivel mundial el suicidio supuso el 1,8% de la carga global de morbilidad en 1998, y que en 2020 representará el 2,4% en los países con economías de mercado y en los antiguos países socialistas.

Aunque tradicionalmente las mayores tasas de suicidio se han registrado entre los varones de edad avanzada, las tasas entre los jóvenes han ido en aumento hasta el punto de que ahora estos son el grupo de mayor riesgo en un tercio de los países, tanto en el mundo desarrollado como en el mundo en desarrollo.

Los trastornos mentales (especialmente la depresión y los trastornos por consumo de alcohol) son un importante factor de riesgo de suicidio en Europa y América del Norte; en los países asiáticos, sin embargo, tiene especial importancia la conducta impulsiva. El suicidio es un problema complejo, en el que intervienen factores psicológicos, sociales, biológicos, culturales y ambientales.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) a nivel mundial, la prevención del suicidio es una necesidad que no se ha abordado de forma adecuada debido básicamente a la falta de sensibilización sobre la importancia de ese problema y al tabú que lo rodea e impide que se hable abiertamente de ello. De hecho, solo unos cuantos países han incluido la prevención del suicidio entre sus prioridades.

La fiabilidad de los sistemas de certificación y notificación de los suicidios requiere importantes mejoras.

El Ministerio de Salud advierte las siguientes conductas de alarma:

  • Presencia de pensamientos o planes de autolesión en el último mes o acto de autolesión en el último año.
  • Alteraciones emocionales graves.
  • Desesperanza.
  • Agitación o extrema violencia.
  • Conducta poco comunicativa.
  • Aislamiento social.

Es evidente que la prevención del suicidio requiere también la intervención de sectores distintos del de la salud y exige un enfoque innovador, integral y multisectorial, con la participación tanto del sector de la salud como de otros sectores, como por ejemplo los de la educación, el mundo laboral, la policía, la justicia, la religión, el derecho, la política y los medios de comunicación.

Prevención de la conducta suicida

La Organización Mundial de la Salud sugiere tomar las siguientes medidas:

  • Restricción del acceso a los medios más frecuentemente utilizados para el suicidio (por ejemplo, plaguicidas, armas de fuego y ciertos medicamentos).
  • Información responsable por parte de los medios de comunicación.
  • Identificación temprana, tratamiento y atención de personas con problemas de salud mental y abuso de sustancias, dolores crónicos y trastorno emocional agudo
  • Capacitación de personal de salud no especializado, en la evaluación y gestión de conductas suicidas.
  • Seguimiento de la atención prestada a personas que intentaron suicidarse y prestación de apoyo comunitario.
  • Apoyar a quienes han perdido a seres queridos que se han suicidado.
  • Introducción de políticas orientadas a reducir el consumo nocivo de alcohol.

Comentarios