Baragiola: “Están convirtiendo al Puerto en un Chernóbil”

Lo afirmó la concejal radical luego que se conociera un “informe técnico” que refleja que “hay más de 50 embarcaciones hundidas o semihundidas que se apilan en el espigón”. “Esos barcos sueltan amoníaco que está prohibido”, denunció la edil.

Por Redacción

jueves 12 de septiembre, 2019

Por Carlos Walker

A través de un proyecto de comunicación, la presidenta del bloque de concejales de la UCR, Vilma Baragiola, instó al Consorcio Regional Puerto Mar del Plata y a Prefectura Naval Argentina para que presenten un plan de liberación de muelles para recuperar este espacio.

En ese sentido, la edil remarcó que “hay un estado de abandono, previo a las tareas de remoción de sedimentos de la zona destinada al amarre de buques portacontenedores, ya que de las mismas embarcaciones se desprenden sustancias contaminantes”.

A su vez, puntualizó: “Una importante inversión destinada al puerto local no pudo llevarse a cabo por falta de espacio. Un informe técnico demuestra que la cantidad de barcos inactivos abandonados no sólo obstruye la pesca, sino que también está incrementando peligrosamente la contaminación del agua y de la playa”.

Baragiola destacó que “un informe técnico expone que no es que falten muelles, sino que los espacios clave se encuentran ocupados por barcos inactivos desde hace más de 10 años. Precisamente, más de 50 embarcaciones hundidas o semihundidas que se apilan en el espigón, y deben ser corridas cada vez que los activos necesitan salir a pescar”.

“No se reubican de manera definitiva si no que permanentemente hay que trasladarlos de un área a otra con unos costos altísimos que los empresarios deben afrontar para poder abrirse camino en medio de la montaña de chatarra que ocupa el espacio del puerto”, añadió.

A su vez, la concejal sostuvo que “aunque los barcos sean verdaderas chatarras flotantes mantienen permisos perfectamente útiles aun, por supuesto, que valen una fortuna. Los resultados obtenidos fueron que el puerto no está colapsado sino obstruido, por eso no tiene futuro.

“Están convirtiendo al puerto en un Chernóbil. Esos barcos sueltan amoníaco que está prohibido.  Además de plástico, aceite, etc. En 2005 y 2006 se destinaron importantes recursos a resolver el problema de los buques interdictos, es decir de los 30 que había en ese momento, y que fueron quitados para hacer espacio. Ahora se encuentran nuevamente en el mismo lugar, es decir, que estos barcos inactivos y abandonados son posteriores a la fecha”, agregó.

Para finalizar, Baragiola remarcó que “la causa es una falta concreta de intervención del Estado porque no hay una verdadera autoridad que obligue a los particulares a seguir las normas establecidas para el cuidado del sector. El problema parte de la falta de autoridad, y los funcionarios no asumen el compromiso para no complicar la actividad que ya está sufriendo los embates de la crisis”.

Comentarios