El plástico como enemigo: si no puedes contra ellos, úneteles

La Cooperativa Caminantes, enfocada en la eco construcción, tuvo la iniciativa de construir ladrillos en base a botellas plásticas rellenas con el mismo material, para reinsertarlo en una cadena de valor, aunque el objetivo apunta a reducir el consumo.

Por Redacción

viernes 11 de octubre, 2019

Por Germán Ronchi

Vivimos en la Era del plástico. Actualmente se consumen grandes cantidades de plásticos, un material que tarda siglos en descomponerse y es utilizado para elaborar una gran cantidad de objetos rápidamente descartados, convirtiéndose en basura. Alimentos envueltos en plástico, bolsas, sorbetes, vasos, cubiertos, envases para llevar comida, botellas y sus tapas, entre otros miles de productos son descartables y generalmente no se reutilizan, lo cual implica una pérdida de recursos.

Tomando al plástico como uno de los grandes enemigos del medio ambiente, la Cooperativa Caminantes aplicó e hizo conocer su iniciativa para la reutilización de los plásticos para reinsertarlos en una cadena de valor, esencialmente para la construcción.

“No hay que justificar el consumo a partir de la elaboración de ecoladrillos. Reducir el consumo del plástico y evitar tener que generar ladrillos PET, es la idea desde nuestra Cooperativa”, confiesa a El Marplatense su presidenta, Gisela Oyanguren.

¿Qué es un ladrillo PET?

Los ladrillos con plástico PET reciclado son un componente para muros exteriores e interiores elaborados con una mezcla de partículas de plástico PET procedente de envases descartables de bebidas, ligadas con cemento portland y aditivos, que se moldea con una máquina manual rodante.

Los mismos se crean a partir de una botella de plástico en la que se introducen etiquetas de los mismos envases, bolsas, envoltorios de nylon y demás plásticos a presión, hasta que no le entran más. De esta manera, se convierte en un objeto que puede ser utilizado a modo aislante en una pared como relleno.

América Libre como centro de acopio

“La iniciativa surgió a partir de la pared que está en el América Libre, que está hecha con palets y se rellenó con botellas plásticas como una forma de reciclar y reducir elementos que son considerados basura, para reinsertarlos en una cadena de valor, introduciéndolos en la construcción como una posible solución a la superpoblación de plásticos que están en la cadena de distribución”, comentó Gisela Oyanguren.

Sin embargo, América Libre comenzó a transformarse en un centro de acopio, según le confió a El Marplatense la presidenta de la cooperativa. “Primero se lanzó la convocatoria para construir esa pared en el América Libre, pero vimos que había un especial interés en lo que refiere a la utilización de estos ladrillos y continuamos con esta iniciativa de acopio. Después los trasladamos a algunas construcciones que están en el predio de Ecomuna, que es un barrio al sur de Mar del Plata o bien en algunas iniciativas que tienen en talleres, según las necesidades que van apareciendo”, destacó.

Concientización

“Hay muchas escuelas que están empezando a trabajar sobre el tema del reciclaje, el cuidado del ambiente, la educación ambiental. Entonces se impulsa a los estudiantes a hacer este tipo de ladrillos y después no se sabe qué hacer con ellos”, expresó Gisela. “Como posibilidad quedó el América Libre como punto de acopio y desde ahí nosotros los redistribuimos”, agregó haciendo alusión a la continuidad de la iniciativa.

Ecoladrillos para equilibrar el consumo

Desde Cooperativa Caminantes, como en otras iniciativas referidas al cuidado ambiental, la intención es concientizar y reducir el consumo de plástico. Lo cual no es tarea fácil, estando el material tan presente en objetos cotidianos. Y mientras se le da batalla, se intenta que no terminen como basura. “Ladrillos PET es una forma de reutilizar los plásticos, aunque desde Cooperativa Caminantes apuntamos a reducir el consumo del plástico y así evitar la creación de estos objetos. No hay que justificar el consumo a partir de la elaboración de ecoladrillos. Entendiendo la realidad y la superpoblación de plástico que están en la cadena de distribución, proponemos esta iniciativa para ordenar lo que sucede y no perpetuarlo”, concluyó Gisela Oyanguren.

Comentarios