Chile: incendios y protestas en Santiago por el aumento de la tarifa del metro

Los incidentes se desarrollaron durante la mañana de ayer y se intensificaron durante la noche. Un edificio de una compañía eléctrica, una sucursal del Banco de Chile y varias estaciones del subte fueron prendidas fuego. En distintos puntos de la ciudad, los manifestantes se enfrentaron con la policía. 

Por Redacción

sábado 19 de octubre, 2019

Las protestas y los destrozos se multiplicaron la noche de este viernes y madrugada del sábado, luego de que manifestantes se enfrentaran con la policía y causaran incendios en ferrocarriles y edificios tras la aplicación de un aumento en la tarifa del boleto del metro.

El mayor punto de conflicto fue Santiago de Chile. El edificio de la compañía eléctrica ENEL, una sucursal del Banco Chile y varias estaciones del Metro de Santiago fueron incendiadas. El edificio fue consumido en llamas en la parte superior y los bomberos, tras una hora de intensas labores, pudieron controlarlas.

Aquella empresa había sido cuestionada por la suba en el precio de la electricidad. Sus responsables aseguraron que el ataque fue premeditado por "un grupo de desconocidos". Los trabajadores pudieron evacuar a tiempo.

Asimismo, un supermercado fue saqueado. Tras un llamado a “evasiones masivas” en el pago del pasaje del Metro, en rechazo al aumento de 800 a 830 pesos en su valor en hora punta, durante toda la jornada se sucedieron los ataques a distintas estaciones del ferrocarril metropolitano, eje del trasporte público de la capital chilena, al movilizar a tres millones de pasajeros por día.

Al final de la tarde y cuando los ataques se replicaban en casi todas las estaciones, la empresa estatal anunció el cierre de todas sus estaciones debido a que los disturbios y destrozos impedían la seguridad de pasajeros y trabajadores. La ministra de Transporte Gloria Hutt dijo que el servicio se irá recuperando gradualmente a lo largo de la semana próxima, informó la agencia AFP.

Imposibilitados de acceder a las estaciones, miles de pasajeros debieron salir hasta la superficie para intentar subirse a un autobús, los que circulaban completamente repletos, o a un taxi.

En varios puntos de la ciudad, manifestantes levantaron barricadas y se enfrentaron con la Policía. En la céntrica Plaza Italia y el frontis palacio de Gobierno, encapuchados se enfrentaron con piedras y palos a los efectivos de las fuerzas especiales, que repelieron los ataques con chorros de agua y gas, en una verdadera batalla campal no vista desde hace tiempo en la capital chilena.

Después de dos reuniones de emergencia en el palacio de La Moneda, el ministro del Interior y Seguridad, Andrés Chadwick, condenó la violencia y anunció que el gobierno pedirá la aplicación de una severa ley de seguridad pública a los responsables de los incidentes.

El presidente Sebastián Piñera calificó de delincuentes a los manifestantes. “Este afán de destruirlo todo, no es protesta, es delincuencia”, afirmó en una entrevista radial.

El jueves las protestas dejaron 133 detenidos tras acciones simultáneas en al menos cinco de las 164 estaciones del ferrocarril metropolitano, con daños calculados por la empresa estatal en entre 400 y 500 millones de pesos, equivalentes a unos 634.000 dólares.

Sustentado en el alza en el precio del petróleo, el dólar y la modernización del sistema, el valor del pasaje del Metro de Santiago en las horas punta -de la mañana y la tarde- quedó en 830 pesos (unos 1,17 dólares). Desde 2010 no se daba un alza en ese rango.

El incremento no afectó el valor de los pasajes para estudiantes y la tercera edad, pero se suma, sin embargo, al alza general de 20 pesos en las tarifas decretada en enero pasado, recopiló Infobae.

 

Comentarios