Hugo, el hombre que le pone fecha a Mar del Plata

Hugo Perea es capataz de la plaza San Martín y hace más de 25 años que lo primero que hace cada día es armar el tradicional calendario de piedritas de la peatonal San Martín. Conocé su historia y la del reconocido calendario.

Por Redacción

sábado 19 de octubre, 2019

Por Javier Novoa

Cada día, desde hace más de 80 años, Mar del Plata tiene en plena Peatonal San Martín un calendario que indica la fecha de la jornada. Hugo Perea es el capataz de la plaza y hace más de 25 años que se dedica a ponerle fecha a la ciudad.

"Soy el encargado de ponerle fecha a Mar del Plata todos los días", cuenta con orgullo Hugo mirando el calendario. "Vengo temprano y lo hago los 365 días del año, además de la jardinería de la plaza", explica.

"Hace 25 años que cada día me levanto y vengo a hacer el calendario. Bueno, a veces me tomó vacaciones y ahí lo hace un  compañero", comentó entre risas. Hugo no falla. Llueva, truene o en pleno día de verano, lo primero que hace es armar el calendario. En Navidad, Reyes, año nuevo, el 31 de diciembre y el primero de enero. "Hay que hacerlo igual, yo brindo y me vengo directo, a las 1 de la mañana aproximadamente", agregó.

En relación al cambio de año, explicó que es una fecha más complicada y que lleva mayor cantidad de tiempo. Al cambiar también el año, hay que hacer completamente nuevo el calendario. "Es simple hacerlo pero lleva su tiempo. Hay que limpiar la base, armar el número con el ladrillo y taparlo con piedras. Luego se golpea la piedra para que quede todo parejo y finalmente se riega. Lleva una hora aproximadamente de tiempo".

"Está la Catedral, la peatonal y el calendario de Mar del Plata. Cuando veo a los turistas, a los chicos de las escuelas es algo lindo para mí, te ven, te felicitan, es muy lindo. La gente a veces ni siquiera sabe que se hace todos los días y preguntan si es por una fecha especial. Les explico a todos la historia", continuó sobre su obra.

El calendario se empezó a hacer en el año '40 con flores que se traían desde Tucumán. Además, no estaba frente a la Catedral sino abajo del mástil de la plaza de la bandera. Luego por costos y tiempo se decidió pasar a la metodología actual.

Para cerrar, Hugo Perea expresó: "Lo voy a hacer por lo menos 5 años más jajajajaja, luego seguirá otro. Ya tengo mis años y me jubilaré". "Los primeros días vendré igual a verlo", cerró momentos antes de alejarse entre las flores de la plaza.

Comentarios