Se intensifican las protestas en Bolivia tras el ultimátum a Morales

Esta noche vence el plazo dado por un líder social de Santa Cruz para que el presidente renuncie, tras acusarlo de fraude. La mayor parte de los organismos públicos se encuentran sitiados y custodiados.

Por Redacción

lunes 4 de noviembre, 2019

Las protestas por un supuesto fraude electoral a favor del presidente de Bolivia Evo Morales se trasladaron este lunes frente a las instituciones públicas en varias ciudades como Sucre, capital del país y sede del Poder Judicial. Se está a la espera de que venza el plazo de ultimátum dictado hacia el actual mandatario por representantes de la oposición, quienes piden su renuncia. 

Los accesos a instituciones como el Tribunal Constitucional y la Fiscalía General del Estado de Bolivia se vieron afectados por las movilizaciones en Sucre, con bloqueos en calles adyacentes. La movilización ciudadana obligó al cierre de sucursales del estatal Banco Unión en esta ciudad y otras capitales bolivianas, informó Clarín.

La Alcaldía de Cochabamba, en el centro del país, tuvo que cerrar durante buena parte de la mañana hora local, mientras que en la cercana ciudad de Quillacollo la puerta del Gobierno municipal fue tapiada con un muro de ladrillos.

Las sedes del Servicio de Impuestos Nacionales del Estado, el Servicio Municipal de Agua Potable y Alcantarillado y la Defensoría del Pueblo también fueron escenario de las movilizaciones en Cochabamba.

Santa Cruz, la mayor ciudad del país, registró bloqueos frente a empresas e instituciones estatales como el Instituto Nacional de Reforma Agraria, mientras que en La Paz, sede del Gobierno y el Parlamento bolivianos, hubo algún altercado en una de las estaciones de la compañía pública de teleférico.

El Comité Pro Santa Cruz, cuyo líder, Luis Fernando Camacho, fue quien el pasado sábado dio a Evo Morales 48 horas para que deje la presidencia, tiene prevista una nueva reunión en la noche de este lunes, cuando expire el plazo del desafío lanzado al mandatario.

Por su parte, Morales dijo que convocaría de urgencia a los movimientos afines que le respaldan desde su acceso al poder, hace 13 años, aunque lo único que ha trascendido es una reunión esta mañana con una federación de cooperativas mineras, algo habitual en su agenda diaria.

Las sospechas de fraude surgieron cuando al día siguiente de las elecciones el recuento provisional pasó de augurar una segunda vuelta entre Morales y Mesa, por ser los dos más votados pero sin mayoría suficiente, a prever un triunfo en primera ronda del jefe de Estado para su cuarto mandato consecutivo hasta 2025.

El ultimátum lanzado por los comités cívicos al presidente vence esta noche, lo que acreciente la crisis política y social en Bolivia, donde hay en curso nuevas manifestaciones a favor y en contra del mandatario. Camacho no especificó qué acciones se tomarán si el mandatario ignora el ultimátum.

En tanto, Morales convocó a las "fuerzas sociales" que lo apoyan para hacer frente a los grupos cívicos que, se presume, podrían ocupar sedes regionales de entidades y empresas públicas, como ya ocurrió.

El sábado, el presidente solicitó una reunión de urgencia con dirigentes de la Central Obrera Boliviana (COB) y con la Coordinadora Nacional por el Cambio (Conalcam), que agrupa a obreros, campesinos, indígenas y cocaleros, sectores afines al gobierno socialista.

El ministro de Gobierno (Interior), Carlos Romero, aseguró que los rivales de Morales quieren "sangre" y "muerte", tras el llamado de Camacho a los militares a intervenir en la crisis política.

"El que pide la intervención militar está pidiendo sangre, está pidiendo muerte", sostuvo Por su parte, el opositor Carlos Mesa acusó a Morales de llevar al país a una situación límite por no tener valor para renunciar "Evo Morales tiene en sus manos la pacificación del país y la salida democrática a la crisis.

Comentarios