Reapareció el militante que disparó un mortero y está prófugo hace dos años

Sebastián Romero difundió un audio en el que llama a “un paro nacional” en Chile para “tirar abajo a Piñera”.

Por Redacción

martes 19 de noviembre, 2019

Sebastián Romero, el militante que disparó un mortero en una marcha en 2017 y que desde entonces se encuentra prófugo, reapareció públicamente este lunes, con un mensaje de audio sobre "la lucha internacional de los trabajadores". Desde la clandestinidad, convoca a un paro nacional en Chile para "tirar abajo" a Sebastián Piñera​ y llama a la creación de un "gobierno obrero y popular".

"Saludo la heroica lucha de nuestros hermanos chilenos. Es muy importante que el movimiento obrero se ponga en escena con un gran paro nacional, para que a través de las asambleas elijan un comité de lucha para llevar adelante nuestros reclamos", afirma Romero en un mensaje difundido por el Partido Socialista de los Trabajadores Unificado (PSTU) en su cuenta de Facebook.
"Lo mismo tienen que hacer en los barrios y en los lugares de estudio y de trabajo. Para que de una vez por todas el pueblo chileno decida qué hacer con el país", continúa Romero, que fue precandidato a diputado nacional por Santa Fe y que tras los incidentes de diciembre de 2017 se hizo conocido como "el gordo mortero".

Y subraya: "De la única forma que los trabajadores podemos triunfar y salir de esto es reorganizando, a través de un comité de lucha, un gobierno obrero y popular que gobierne a través de esos comités".
También sostiene que "no tenemos que tener ninguna confianza en los partidos burgueses tradicionales, ninguna confianza en todas las instituciones de la burguesía, ninguna confianza en una asamblea constituyente", en referencia al camino que abrió el presidente de Chile hacia una posible reforma de su carta magna.

"La única confianza tiene que ser entre los trabajadores, los obreros y el pueblo pobre unidos para que juntos puedan decidir qué hacer con sus vidas", asegura el militante, que situó las manifestaciones chilenas en una línea de continuidad con lo sucedido con "los chalecos amarillos​ en París", con Madrid, Cataluña, Hong Kong, Nicaragua, Honduras y Ecuador.

"Es por eso que de la única forma que van a terminar con Piñera es con un gran paro nacional, organizándose y tirando abajo a Piñera y a todos los que están haciendo nuestras vidas difíciles".
Y se despide: "Viva la lucha obrera chilena, viva el pueblo chileno por una revolución obrera victoriosa. ¡Y viva una lucha internacional de los trabajadores!".

Romero se hizo célebre el 18 de diciembre de 2017, mientras en el Congreso se trataba el proyecto de reforma previsional. Las cámaras lo captaron disparando un mortero de fabricación casera contra la Policía, que respondía a las protestas.

"Soy perseguido político del gobierno de Macri por manifestarme, junto con millar de trabajadores, contra la reforma de la previdencia y de la brutal represión del 18 de diciembre de 2017", se definió en el mensaje de este lunes. La represión y los incidentes dejaron entonces un saldo de 162 heridos.
Desde entonces nada se sabe sobre él. En diciembre de 2017, el juez Sergio Torres ordenó su detención en el marco de la investigación de los violentos hechos sucedidos en las inmediaciones del Congreso. Prófugo de la Justicia, Romero pidió la eximición de prisión, pero le fue negada.

En agosto, la Policía Federal difundió las "posibles caracterizaciones" del militante. Con anteojos de sol, con barba, pelado, con pelo corto, con gorra; todas ellas son las variantes que presentan las autoridades para identificarlo.

La recompensa para quien aporte datos certeros sobre su paradero ascienda a un millón de pesos.

Clarín

Comentarios