Se frenó el proyecto que busca impedir que condenados por corrupción sean candidatos

No consiguió el quórum necesario, dado que el Frente de Todos no asistió a la sesión especial. La iniciativa se denomina "Ficha limpia". El kirchnerismo había presentado uno propio, que pedía incluir delitos como lavado de dinero, evasión fiscal y tenencia de cuentas offshore.

Por Redacción

jueves 21 de noviembre, 2019

La sesión especial realizada esta tarde en el Congreso no tuvo el quórum necesario para permitir que avance el tratamiento del proyecto "Ficha limpia", que busca impedir que condenados por casos de corrupción se presenten como candidatos a cargos electivos.

El bloque completo del Frente de Todos no asistió a la sesión especial convocada por Cambiemos. Sí concurrieron 101 legisladores del interbloque Cambiemos, incluidos los del bloque Evolución de Martín Lousteau​, mientras que por la oposición solo asistieron los diputados de Consenso Federal y otros dos que responden a Adolfo Rodríguez Saá.

“Lamentamos la ausencia de los demás bloques. Hoy en día para que alguien no pueda ser candidato es necesario que la sentencia quede firme. Eso requiere una sentencia de la Corte Suprema y un trámite que suele durar décadas. Con este proyecto daríamos un gran paso en la lucha contra la corrupción”, apuntó Pablo Tonelli (PRO), titular de la comisión de Asuntos Constitucionales.

Los presentes se quedaron sesionando en minoría y el encuentro se transformó en una seguidilla de discursos contra la corrupción y acusaciones contra el kirchnerismo, informó Clarín.

La diputada de la Coalición Cívica, Elisa Carrió​ –que anunció que se alejaba de la política y renunció a su banca a partir de marzo- asistió especialmente para tratar este tema. “Lo que pasa es que acá no se aplica el derecho. En consecuencia, hay personas que no deberían haber sido elegidas por estar en pedido de prisión preventiva, me refiero a la ex presidenta”, apuntó Carrió sobre Cristina Kirchner.

También contó en su discurso que antes de conformar Cambiemos, tuvo “una conversación de sincericidio con Mauricio Macri”. “Nunca le hablé al padre de Mauricio, mientras que todos en la política se sentaron en su mesa”, lanzó Carrió, y siguió: “Ese día con Macri hicimos un pacto de que no hubiera impunidad para nadie ni adentro ni afuera del Gobierno y se cumplió. Hoy el presidente y algunos ministros están siendo investigados. Es la primera vez que un Gobierno es juzgado mientras está en el Gobierno. Las instituciones funcionan”.

Tras valorar “los avances” en materia de corrupción durante el gobierno de Cambiemos, cerró con una chicana: “Si ahora renuncio a mi banca es porque si quieren venganza no necesitan pedir que me saquen los fueros. Yo tengo la valija lista con todos los camisones rayados para ir a la cárcel común”, apuntó.

El texto del oficialismo establece la imposibilidad de competir en elecciones a los "condenados en segunda instancia” por delitos de cohecho y tráfico de influencias, malversación de caudales públicos, negociaciones incompatibles con el ejercicio de funciones públicas y enriquecimiento ilícito.

El kirchnerismo había presentado uno propio, pero la principal diferencia es que en el suyo fijan la imposibilidad de competir solo para casos en los que haya sentencia firme. “Eso es lo mismo que hay ahora”, apuntaron desde Cambiemos. Además, el FpV pedía incluir delitos como lavado de dinero, evasión fiscal y tenencia de cuentas offshore.

Comentarios