Ley de Góndolas: APyMe celebra la posible implementación

A la espera de la aprobación definitiva, el titular del sector Gustavo Cascioti reconoció la importancia y el impacto positivo que puede generar el programa.

Por Redacción

miércoles 27 de noviembre, 2019

La Ley de Góndolas, que el miércoles obtuvo media sanción de la Cámara de Diputados, intenta regular la porción que ocupan las distintas marcas en los exhibidores de las grandes cadenas comerciales. La iniciativa busca fomentar la competencia de marcas y la mayor injerencia de pequeñas y medianas empresas, producción de la agricultura familiar, campesina e indígena y de sectores de la economía popular en las góndolas de los hipermercados.

La misma debería traer aparejado una reducción de los costos, ya que se reduciría el margen de acción de los grandes grupos alimenticios sobre la cadena de comercialización. Y mientras se espera la aprobación total y consecuente implementación, el titular de APyMe Mar del Plata, Gustavo Cascioti le expresó a El Marplatense que “vemos con buenos ojos esta implementación del programa. Entendemos que es una manera efectiva de democratizar la presencia de las pequeñas y Medianas Empresas en los puntos de venta, que convengamos que actualmente las grandes cadenas tienen sólo productos de empresas de capital concentrado. También sabemos que esta medida que celebramos tiene que ir de la mano con otras cuestiones que son estructurales para que realmente las PYME estén condiciones de competir y producir”.

El proyecto girado al Senado dispone que una misma marca no podrá superar el 30 por ciento del espacio disponible en la góndola que comparte con productos de similares características. Ante lo que Cascioti explicó que “definitivamente se va a cumplir. Las PyME somos responsables del más de 70% del empleo formal, el 50% del PBI, abarcamos todas las ramas de la actividad económica, por lo que interpretamos que estos fantasmas en cuanto a las dificultades para abastecer las góndolas o incluso los posibles aumentos de precios que implicaría esta medida porque los supermercadistas tendrían mayores gastos que traspasarían a los precios con una posible merma de los empleados en relación de dependencia, me parecen definitivamente un disparate. Como todo cambio implicará una sintonía fina para poder ir adecuando la realidad de las góndolas, pero es perfectamente posible. Es una manera de ir quebrando la posición dominante de las grandes empresas y permitiendo que las PyMe tengan las chances de poder competir en los grandes puntos de venta. E insisto, a partir de una cuestión insoslayable que es la caída masiva de las ventas con lo cual lo fundamental a atender es activar el mercado interno”.

Comentarios