Playa Grande: la historia oculta del último decreto de Arroyo

Se habilitó un polo gastronómico y de entretenimiento en el estacionamiento de Playa Grande. El intendente Montenegro adelantó que ya solicitó una opinión al área legal del municipio. “Todo lo actuado encuentra absoluto respaldo en las normas legales y en el pliego de concesión”, afirman desde la empresa concesionaria.

Por Redacción

martes 10 de diciembre, 2019

Por Carlos Walker

En el marco del acto de asunción en su cargo, el intendente Guillermo Montenegro adelantó este martes que uno de sus objetivos será lograr que “Mar del Plata se convierta en el restaurante de América Latina”.

El anuncio fue realizado a las pocas horas de que el exjefe comunal Carlos Arroyo firmara su último decreto: la habilitación de un complejo gastronómico y de entretenimiento en el estacionamiento del complejo Playa Grande. También, se abrirán salones de fiestas y de eventos.  Es una inversión millonaria que generará más de 100 puestos de trabajo y buscará potenciar las actividades que ya se desarrollan en ese sector de la costa marplatense.

Ya había despedido a su gabinete en el hall del Palacio comunal. Cerca de las 21.30 del lunes, Carlos Arroyo tomó una birome y rubricó el decreto Nº  3256.

De esa forma, el exintendente rarificó el acta transaccional por la cual se concede la habilitación de un polo gastronómico y de entretenimiento a la empresa Playa Azul SA en el estacionamiento del complejo Playa Grande a cambio de que la concesionaria lleva adelante tres obras en el distrito de General Pueyrredon.

En el reciente decreto, al cual El Marplatense tuvo acceso, el exjefe comunal argumentó que las tres obras ya están iniciadas. Se trata de la construcción de un Centro Municipal de Zoonosis en Laguna de los Padres, la puesta en valor de un inmueble del municipio y la demolición de la Unidad Turística Fiscal N° 5 de La Perla.

Ante esta situación, Arroyo consideró que solamente quedaba pendiente otorgarle a Playa Azul SA la admisión del “uso gastronómico y complementarios” prometida a cambio de las tres obras.

En el acta transaccional, se dejó en claro que en el pliego de la concesión, en uno de sus artículos, manifiesta como “factible” de ser desarrollado en los locales comerciales “gastronomía”. En esa línea, se advirtió que el destino de explotación es “amplio” y que la propuesta de Playa Azul SA no escapa a la pauta del resto del complejo.

Sin embargo, otros concesionarios del complejo Playa Grande denuncian que el cambio de uso va en contra de las reglas de juego. “Ese espacio se licitó para ser explotado como cochera y hoy buscan convertirlo en un boliche”, advierten.

En ese contexto, la empresa Playa Azul SA explicó que “la cuestión de la UTF Estacionamiento de Playa Grande se resolvió en el mes de abril del año 2019. Hace ya más de 200 días. Allí se puso en marcha el cumplimiento del acuerdo a partir de la realización de las obras comprometidas en el mismo”.

“Tal situación hizo que un Juez Contencioso Administrativo pusiera fin a un litigio que por tal cuestión tramitaba en los tribunales. El reciente decreto del intendente solo se limitó a aprobar el legajo técnico de obra interna de la unidad turística fiscal”, remarcó la firma comercial.

Hace pocos días, se presentó una denuncia penal contra el exintendente Carlos Arroyo por los presuntos delitos de "abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público" en relación al acuerdo firmado entre el municipio y la firma concesionaria del estacionamiento de Playa Grande.

Ante esta denuncia en la Justicia, Playa Azul SA rechazó las acusaciones y consideró que “las informaciones que en forma errada refieren a un acuerdo espurio o poco claro o a decisiones supuestamente ‘amenazadas’ por una denuncia que interpuso alguien que no quiere competencia leal y genuina en el sector, y que a la vez incumple abiertamente las normas,  ponen a la vista el accionar de sectores que buscan hacerse ‘dueños’ de la ciudad olvidando que la ciudad es de los marplatenses y no de unos pocos”

“Lamentamos que la información se emita en forma distorsionada e intencionada con el ánimo de generar decisiones alejadas de las normas legales. Todo lo actuado encuentra absoluto respaldo en las normas legales y en el Pliego de Concesión de Playa Grande”, sentenciaron desde la empresa.

Por su parte, el intendente Guillermo Montenegro fue consultado este martes por la habilitación del polo gastronómico y de entretenimiento en el estacionamiento del complejo Playa Grande. En el marco de una conferencia de prensa, el jefe comunal afirmó que “la firma de un decreto la noche anterior a irte no es muy normal”. “Hay una opinión jurídica que la tiene que dar Legal y Técnica para saber cuáles son los alcances”, adelantó.

Comentarios