Milton Martínez, los pies en la tabla y el límite en el cielo

El skater marplatense fue elegido el mejor del mundo en el 2019. "El skate es más de lo que yo te podría explicar", dijo en una charla con El Marplatense desde Estados Unidos.

Por Redacción

domingo 15 de diciembre, 2019

Foto: Screen Trasher Magazine Video

Por Manuel Straccia

El skater marplatense Milton Martínez fue elegido como Skater Of The Year (SOTY) 2019 de la revista Trasher. Un mérito que ha conseguido a base de sus proezas, de volar por los aires y ese constante insistir que lo llevó a estar en la elite del skateboard desde muy joven. Los pies firmes en la tabla, pero la mente en todos lados: su familia, el superarse y disfrutar la vida.

Eran las 9.30 de la mañana en Long Beach cuando Milton atendió el llamado de El Marplatense. En una parada de camino al skatepark, el joven respondió con soltura y algunas risas las preguntas.

"No lo puedo creer. Se dio que me eligieran a mi, pero tranqui… sigo el día a día como siempre, andando en skate", explicó Martínez, con esa dualidad de alegrarse por el reconocimiento, pero a la vez continuar recorriendo las calles del mundo para saltar en cada lugar que lo permita. "Todo sigue igual", ríe.

Milton es un trotamundos, viajes consecutivos por el globo para patinar, viajes para ir a ver a su hija, otros para descansar un par de días en su casa y volver a salir. "Fue bastante viaje estos últimos dos años, uno atrás de otro. Volvía de uno, me quedaba tres días en casa y me iba a otro. Así para todos lados sin parar. Es cansador y a veces es difícil, porque tengo una hija y bueno, hay que hacer un balance con los tiempos. Pero trato de hacer lo mejor posible y ahí va, funciona", consideró.

"No veo el skate como una disciplina, lo veo como algo que conozco desde que soy muy niño, desde que tengo memoria y estaba ya en el ambiente familiar. Crecí junto al skate y toda mi familia andando, viajando. Ahora es algo que naturalmente se lo transmito a mi hija porque es como se da. Vamos al skatepark como ir a los jueguitos de la plaza, es lo mismo. Es un juego, un juguete más, como siempre lo fue para mí. Lo hacemos juntos y verla andar en skate es increíble, verla disfrutar. Que sea feliz es lo que me encanta", sintetizó Martínez sobre sus influencias familiares y como lo traspasa a su propia hija, con la voz de un padre orgulloso.

Lo destacable de Milton fue convertir ese juego en una forma de disfrutar y ganarse la vida. "Se fue dando solo, me crié en un skateshop y había videos de skate, se trataba todo el día de eso. Mi cabeza se desenvolvió en la forma de que quería sobrevivir haciendo lo que amo. Eso es lo que hago, estoy agradecido de estar yendo al skatepark a las 9 de la mañana y no a una oficina, es increíble", afirmó.

Los primeros pasos encima del skate fueron en Mar del Plata y recuerda a fuego la primera situación que lo marcó fuerte. "La primera vez que fui a andar en skate a la calle solo con amigos, sin mis viejos ni nadie. Me dijeron podes ir y volve antes que sea de noche. Tendría 11 años, y fue una locura. Me enamoré de estar en la calle arriba del skate, lo ves todo desde otro punto de vista".

El 2020 lo encontrará "apostando a lo mismo": seguir andando en skate, ser buen padre y dar lo mejor de sí. "Andar en skate es lo que hago, mi carrera, mi vida, es todo. Voy a seguir lo mismo, con viajes, con proyectos, ideas para otra videoparte, y a seguir intentar progresando y superándome a mi mismo en el skate, que siempre hay que dar lo mejor de uno".

Foto: Screenshot Trasher video

A la hora de dar consejos, Milton afirmó que siempre dice lo mismo: divertirse. Sin embargo, comentó que ahora se da cuenta que el skate puede ayudar más. La semana pasada estuvo een el barrio 31, en Capital Federal, donde construyeron un bowl y se dicta una escuela de skate.

"Tuve la posibilidad de ir ahí a compartir una sesión con todos los niños que estaban, y los mismos niños de su edad alrededor están con la droga, y ves a otros andando en skate intentando aprender, y ahí te das cuenta en cuanto el skate puede ayudar, con muy poco", explicó sobre esa experiencia.

Lo que ayuda el bowl "es impresionante". Por eso, "estaría bueno que la gente también vea ese lado, no que sólo te rompen las veredas, y los niños sepan que el skate es una herramienta que los puede ayudar muchísimo". Esta reflexión tuvo como conclusión: "El skate es más de lo que yo te podría explicar".

Comentarios