Alvarado, un ascenso sin precedentes que quedó en la mira Nacional

El ascenso de Alvarado por primera vez a la segunda categoría del fútbol argentino fue tan histórico, como controversial y comentado por todo el país, dada la circunstancia de la sentada y abandono de San Jorge de Tucumán en el encuentro decisivo.

Por Redacción

domingo 29 de diciembre, 2019

Por Germán Ronchi

Alvarado ascendió a la Primera Nacional, es un título. San Jorge de Tucumán abandonó y Alvarado ascendió, es otro muy distinto. Claro que no para los hinchas. Para ellos poco importó el cómo, sino que subir de categoría era algo añorado, deseado y al fin se le dio.

Mauricio Giganti, por entonces entrenado del “Torito” realizó una enorme campaña que lo depositó en la final por el segundo ascenso a la Primera Nacional. Y quedó empañada por la decisión de San Jorge de Tucumán de hacer la famosa “sentada” y abandonar, cuando el partido estaba 1 a 0 en favor de los marplatenses.

El partido fue intenso, ya habían comenzado las protestas de varios jugadores de San Jorge por la primera expulsión a los 25´, y llegó el único tanto del partido de parte del goleador Emiliano López. Los tucumanos fueron sobre el juez de línea a protestarle por una supuesta posición adelantada (López parte detrás de la línea de la pelota). Como saldo, tras empujones e insultos, Maximiliano Guardia se fue expulsado y San Jorge quedó con 9 hombres.

En los vestuarios, durante el entretiempo, se rumoreaba con la posibilidad de que San Jorge no saliera a terminar el partido. Algo que no ocurrió. No obstante, a los 5´ ocurrió lo increíble. Algo que nunca había ocurrido en la tercera categoría del fútbol argentino: los hombres de San Jorge de Tucumán se sentaron en el campo de juego, incluido el cuerpo técnico, en señal de protesta al sentirse perjudicados por el arbitraje. Una imagen que recorrió el país entero.

“Se cagan en el trabajo nuestro, laburamos todo un año para que vengan y te caguen así. Estábamos jugando un poquito mejor, pero esto es un robo. Esta decisión es por bronca. No podemos salir a jugar bajo este tipo que está dirigiendo. No puede dirigir", dijo Guardia a la transmisión televisiva tras el encuentro.

Los marplatenses festejaron y, una semana más tarde, el Consejo Federal convalidó el ascenso y los futbolistas en protesta fueron duramente sancionados.

EL TIEMPO Y LA RAZÓN

Una vez convalidado el ascenso, Alvarado debía prepararse en todo aspecto. Sin ir más lejos, en la cabeza del plantel ya que Gigante decidió no continuar y había que buscar el reemplazo. Rápidamente llegó Juan Pablo Pumpido. Un día después, se le notificó a la dirigencia que no le fue otorgada la prórroga solicitada de dos semanas por haber sido el último en finalizar la competencia. Así, se le acortaron los tiempos al flamante entrenador Juan Pablo Pumpido para diagramar la pretemporada y a la dirigencia para el armado del plantel.

Todos los días, a partir de ahí, había novedades. Renovaciones e incorporaciones confirmadas (entre ellas la rutilante llegada del ex Boca, Pablo Ledesma) que llegaron a ser más de cuatro en una misma jornada. Los tiempos fueron dispares para unos y otros. Y al llegar al 17 de agosto, el debut demostró la falta de conocimiento de los futbolistas.

Alvarado necesitaba tiempo para conocerse, para tener a todo el plantel en condiciones para que el entrenador pudiera encontrar “el” equipo. Algo que quedó muy claro, cuando el “Torito” cayó al último puesto, al cabo de la octava fecha.

DE ÚLTIMO A LA COPA

Se dice que cuando se toca fonda, no queda más que resurgir. Se fueron acomodando las piezas. La dirigencia y el cuerpo técnico tenían razón: al equipo le faltaba tiempo. Lo pagó con quedar en el último puesto de la Primera Nacional. Un golpe que seguramente también le sirvió para despertar.

De hecho, desde esa fecha, al cierre de la primera rueda, Alvarado no perdió más. En el saldo final sumó cuatro victorias y tres empates. Un grueso de 15 puntos que lo hicieron escalar hasta el séptimo puesto, el último escalón de clasificación a la Copa Argentina 2020.

Se viene un año con doble competencia. Posibilidad de sumar tres refuerzos y soñar con algo más. Está a 8 puntos de los líderes Platense, Atlanta y Estudiante de Río Cuarto. No hay promedios y, mantener el nivel de las últimas fechas en una categoría tan cambiante y pareja, será clave para los marplatenses.

Comentarios