“Atención, radar vigía”: ¿dónde están los dispositivos de la ruta 2?

En las rutas a la Costa Atlántica hay 54 equipos montados para medir los excesos de velocidad. ¿Cómo hay que defenderse ante una fotomulta mal hecha?

Por Redacción

miércoles 1 de enero, 2020

En esta época del año, el caudal de tráfico en las rutas argentinas es mayor. Ya sea por las fiestas, el comienzo de las vacaciones o las escapadas de fin de semana, son muchos los que empiezan a movilizarse para disfrutar de unos días en la playa o las sierras. Y así como crece el número de autos circulantes también aumentan los controles viales y la cantidad de infracciones labradas.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los excesos de velocidad causan uno de cada tres siniestros de tránsito en el mundo y a su vez, a medida que se aumenta la velocidad, también se incrementan las probabilidades de tener una colisión con lesiones de diferente gravedad.

Ante esta situación, el Ministerio de Transporte de la Nación considera que la colocación de radares es la principal herramienta para disminuir los incidentes viales ocasionados por no respetar las velocidades máximas y señalaron que el uso de esta tecnología permite poder ampliar el control en todo el territorio.

De esta manera, explicaron, se pueden “dedicar los recursos humanos a aquellas tareas donde la tecnología no puede resolverlo, como por ejemplo los controles de alcoholemia y estupefacientes” u “orientar al tránsito cuando hay problemas”.

A efectos de educar y concientizar sobre los peligros en la conducción y para atacar la alta siniestralidad en las rutas argentinas, la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) junto a órganos provinciales y municipales de Buenos Aires montaron un programa de radarización, que este año sumó 12 equipos móviles.

Radares en rutas nacionales

Si bien la idea es “continuar avanzando en un Plan Federal de Control de la Velocidad”, desde la Agencia Nacional de Seguridad Vial confirmaron que las rutas del territorio nacional seguirán contando con 149 cinemómetros, dispositivos diseñados para medir en tiempo real la velocidad de un vehículo, como el año pasado. Es decir, no sumaron ninguno nuevo.

De ellos, 95 fueron distribuidos por la Agencia Nacional de Seguridad Vial en las principales rutas nacionales del país y los otros 54 colocados por entidades provinciales y municipales en el corredor costero que une la Autopista Buenos Aires-La Plata con los balnearios de la Costa Atlántica a través de las rutas 2, 11, 63 y 74.

A estos equipos de seguridad vial habrá que agregarles los que intervendrán en el Operativo Verano a cargo de la ANSV y los que decidan incorporar las provincias o municipios de Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires, jurisdicciones que tienen potestad para regular el funcionamiento de radares-cinemómetros en sus corredores provinciales o municipales. Estas provincias se adhirieron con reservas a la Ley Nacional N° 26.363, de modo que pueden establecer en sus territorios jurisdiccionales su propio régimen.

Los 54 radares están distribuidos en 20 puntos estratégicos, instalados en uno o ambos sentidos de la ruta y en uno o más puestos de control. Controlan que los conductores circulen a velocidades superiores a 60 km/h e inferiores a 130 km/h, según su ubicación. En la ruta que une la Capital Federal con Mar del Plata, es necesario atravesar 17 equipos de medición. Para llegar a Pinamar desde el mismo destino, hay que superar 18 puestos. Y para ingresar al Partido de La Costa, son 19 los radares que evaluarán los excesos de velocidad de los turistas.

La multa por exceso de velocidad en el ámbito de la provincia de Buenos Aires puede ir de 150 a 1.000 Unidades Fijas (UF), el cálculo equivalente al precio por litro de nafta de mayor octanaje informado por Automóvil Club Argentino (ACA) con sede en la ciudad de La Plata. Si el valor de la UF al menos hasta diciembre es de $53,85, cada infracción por sobrepasar el límite permitido arranca en $8.077,50 con la posibilidad de reducir el costo a la mitad en caso de ser abonada en un plazo de 60 días.

¿Cómo defenderse de multas mal hechas?

Cuando una multa por exceso de velocidad llega al domicilio, lo primero que hay que hacer es chequear el número de radar que debería figurar en la misma notificación. Si esa información no aparece, la infracción puede considerarse nula.

Pero el rechazo también puede fundamentarse en otras cuestiones: la falta del nombre del municipio que realiza la multa, la omisión de la fecha en que fue cometida la presunta infracción (día, hora, mes y año), ruta y kilómetro del lugar del hecho, velocidad máxima permitida y velocidad a la que circulaba el vehículo infraccionado (en km/h), firma de la autoridad pública interviniente en la infracción, matrícula habilitante del operador del radar (otorgada por ANSV) y datos de contacto del Juzgado de Faltas o Tribunal Administrativo que resulte competente.

En los casos que el automovilista tuviese otro tipo de inconvenientes, puede bajarse de la web de la Dirección Nacional de Vialidad dos modelos genéricos de notas para contestar multas. También contactarse con mesa de ayuda de la ANSV al 0800-122-2678 o por mail a consultasradares@seguridadvial.gov.ar adjuntando copia de la infracción.

Para ahorrar tiempo y simplificar trámites, los automovilistas de rutas bonaerenses pueden hacer uso de una plataforma online que les permite realizar descargos de infracciones de tránsito sin la necesidad de ir personalmente a algunos de los siete juzgados donde están radicadas las multas.

Para iniciar el descargo hay que ingresar a infraccionesba.gba.gob.ar y registrarse. Allí hay que detallar nombre, apellido, fecha de nacimiento, DNI, e-mail, sexo, contraseña, elegir una pregunta secreta y detallar su respuesta.

Luego, haciendo click sobre la "Lupa" o a través de "Infracciones" sobre la barra de desplazamiento, el usuario podrá ingresar a consultar infracciones por dominio o número de documento.

Un dato importante a tener en cuenta es que una vez hecho el descargo, el presunto infractor pierde el beneficio del pago voluntario (un 50% menos del valor que figura en el acta). Ese descuento rige dentro de los primeros 30 días hábiles de encontrarse notificado.

Los descargos son válidos para todo tipo de infracciones, ya sean leves o graves, y pueden realizarse dentro de los 45 (cuarenta y cinco) días hábiles de encontrarse debidamente notificado.

La pantalla mostrará con un botón verde aquellas infracciones que estén en condiciones de ser apeladas, siempre y cuando respeten los plazos anteriormente detallados. Posteriormente, se habilita un campo donde se pueden brindar los detalles de lo acontecido para tratar de revertir el pago de la multa. Es indispensable seleccionar el motivo o las causas elegidas a la hora de elaborar dicho documento.

La persona que redacte el descargo debe escanear su DNI, cédula de identificación del automotor y registro de conducir, y adjuntarlos en formato JPG o PDF. La documentación adicional que tiene que presentar le será informada por el sistema cuando el usuario seleccione el tipo de descargo que quiere presentar.

Una vez enviado el descargo se disparará una comunicación automática avisándole al presunto infractor que el descargo fue debidamente presentado. El resultado podrá ser VÁLIDO (se dicta sentencia absolutoria) o INVÁLIDO (se dicta sentencia condenatoria).

Comentarios