Un marplatense se encuentra evacuado por los incendios en Australia

Sebastián Ochoa, llevó tranquilidad a su familia y relató lo vivido en Australia, donde el fuego es protagonista en la mayor tragedia de la historia ocurrida en Oceanía, con más de 20 personas que han perdido la vida y aproximadamente 500 millones de animales muertos en Nueva Gales del Sur.

Por Redacción

lunes 6 de enero, 2020

Los estados de Australia combaten los incendios forestales cada año, pero poco se compara con la devastación generalizada de esta temporada.

Millones de hectáreas han sido arrasadas por el fuego y casas enteras han sido tragadas por las llamas. Más de 20 personas han perdido la vida. Según una estimación, aproximadamente 500 millones de animales han muerto en Nueva Gales del Sur. Y en el país, el verano apenas comienza.

Afectado por estos incendios, pero a salvo en un centro de evacuación, se encuentra un joven estudiante marplatense, Sebastián Ochoa, quien llevó tranquilidad a su familia y relató lo vivido, en declaraciones a El Marplatense.

"Inicialmente me encontraba en un pueblo que se llama Bermagui, en la costa sureste en el estado de New South Wales. El día lunes recibimos en horas de la noche un mensaje donde pueblos cercanos, debían ser evacuados, para dirigirse hacia donde nosotros nos encontrábamos, mas precisamente a un puesto de evacuación que se había armado", describió.

"Fue así que el día martes, empezamos a recibir muchísima gente, la cual se acercaba al centro de evacuación y muchos hacia casas o lugares donde la hospitalidad de la gente del pueblo brindaba a quienes se acercaban".

 

"La situación se fue complicando, porque en horas de la madrugada, el fuego comenzó a acercarse a dos o tres kilómetros de donde todos nos encontrábamos, por lo que la situación fue un tanto caótica y desesperante, pero así y todo, nos encontramos con un servicio, de los bomberos y de la gente de rescate impresionante, con un despliegue que en lo personal me sorprendió", remarcó Sebastián.

"El humo y la oscuridad no permitía tener una buena visibilidad, directamente no se podía ver el sol, eran las 10 de la mañana y seguíamos de noche, mientras el fuego se acercaba, hasta que luego el viento, redireccionó el fuego hacia el norte, por lo cual se salvo el pueblo de las llamas", destacó.

"En los pueblos aledaños lamentablemente se generó una destrucción total. Luego de pasados los días, el pueblo en el que estábamos, comenzó a tener faltantes de recursos, por lo que el gobierno tomó la decisión de evacuarnos de donde estábamos y dirigirnos hacia Bigga, donde nos encontramos actualmente", destacó Sebastián.

"Las condiciones son extremas en cuento al viento y el calor, por lo que se espera que parte del sureste, norte y sur, reciba fuego y se pierdan muchos pueblos y ciudades. En mi caso me encuentro bien. En el centro de evacuación todo funciona muy bien, es algo que me tiene asombrado. Mi mensaje es también, de que si hay algún argentino acá, las familias tienen que saber, que si están en un centro de evacuación están bien y seguros", afirmó.

"Los australianos en general se encuentran con un gran descontento, porque ya científicos y entendidos en la materia, había dado predicciones de que esto podía ocurrir y los bomberos habían pedido mas recursos y contrariamente el gobierno tomo otras medidas, haciendo recortes, generando que ahora escaseen los recursos para poder combatir el fuego por completo", concluyó Sebastián.

Comentarios