Un secuestro parental por parte de las madres sería la causa de la desaparición de los tres niños

Así lo detalló la abogada de familia Evangelina Uribe. En uno de los casos, la madre se los habría llevado de nuevo a Venezuela, a pesar de la prohibición judicial. En tanto, en el otro, la madre realizó un cambio de residencia unilateral y no volvió a comunicarse.

Por Redacción

miércoles 8 de enero, 2020

La desaparición de tres niños, dos hermanos de 8 y 9 años y una menor de 5, podrían estar relacionadas a dos casos de secuestro parental, según se establecen en las denuncias presentadas en el Juzgado de Familia de la ciudad.

Alessandra Katerina Tucce tiene 5 años y el último dato que se tuvo de ella es que estaba en Monte Grande, pero desapareció en Mar del Plata en febrero del 2019. Ezequiel y Abraham Miguel Rodriguez Perestrelo, son venezolanos que residían en la ciudad y desaparecieron el 28 de diciembre.

En los dos casos existía una orden judicial que prohibía que los menores salieran de Mar del Plata, pero los organismos que debían controlar esto, fallaron. De esta manera, se habría producido en ambas situaciones un secuestro parental por parte de las madres de los menores.

Las búsquedas de los menores por redes sociales, medios de comunicación, Red Solidaria y Missing Children, están ordenadas por los Juzgados de Familia Intervinientes. Evangelina Uribe, abogada de familia que representa a los padres de los 3 niños desaparecidos, brindó más detalles del caso a CNN Radio Mar del Plata.

"Los nenes hace dos años vivían en Argentina con su papá, a quien represento. Él vino en 2015 y comenzó acá con trabajo. En 2016 la mujer le manifiesta que no puede continuar con los niños en Venezuela y que él vaya a buscar los chicos. Vienen con el permiso de la madre. Ella le otorga un poder al papá para que pueda sacar la documentación necesaria y tener a los chicos a su cargo. En septiembre, la madre vino a Argentina y dijo que quiere regresar con los niños a Venezuela manifestando que había conseguido trabajo, que había comprado una casa, que cobraba una suma de dinero en dólares grande y podía mantenerlos. El padre se opone, porque los chicos tenían estabilidad. El juez prohíbe que los chicos salgan de la ciudad", detalló la letrada

Desde ese momento, el 20 de diciembre, se estableció una tenencia compartida. "El 28 fue el último contacto del padre con los menores, el 1 de enero ya no estaba más la señora en el departamento que alquilaba. Sabemos fehacientemente que la intención de la señora es llegar a Venezuela, si es que no lo hizo", añadió Uribe.

Esta situación "es grave" porque "se está violando la orden de un juez (Juzgado de Familia 4) y el traslado es ilegal". "Nadie controló. Migraciones, policías, todos estaban informados de la prohibición. Es increíble la capacidad con la que se puede trasladar dentro del país y sacarlos. Los controles no deberían como deben funcionar. Argentina es extensa, hay que recorrer muchos kilómetros para llegar hasta algún cruce", añadió Uribe.

"Pasaron sin pasaportes, documentos, nada. Podría haber conseguido nuevas partidas desde Venezuela, pero los pasaportes necesitan la autorización del papá. Al momento de salir te la tienen que pedir. Los controles no han funcionado, no sabemos si están en Venezuela o intentan hacer el paso", prosiguió la abogada.

En tanto, consideró que "lo que uno menos quiere es exponer la cara de los chicos y la edad, pero hay una orden de un juez que dice que los chicos no pueden salir de la ciudad".

En el caso de la niña, "la madre hizo un cambio de residencia unilateral". "Hace casi un año que Katerina no tiene contacto con su padre ni su familia. No hemos podido determinar el nuevo domicilio, se la citó para escucharla, pero no ha sucedido", concluyó.

Comentarios