El Papa le envió más de 50 rosarios a militares detenidos por delitos de lesa humanidad

El Sumo Pontífice se los hará llegar a través del obispo castrense Santiago Olivera. También llamó a trabajar para lograr Justicia ante las prisiones preventivas extendidas.

Por Redacción

sábado 11 de enero, 2020

El papa Francisco le envió más de 50 rosarios bendecidos a militares detenidos en la Argentina en el marco de causas por delitos de lesa humanidad y llamó a "seguir trabajando por la Justicia" luego de interiorizarse sobre los casos de prisiones preventivas extendidas.

El Sumo Pontífice le entregó este sábado las cuentas religiosas al obispo castrense Santiago Olivera para se las haga llegar a los ex integrantes de las Fuerzas Armadas acusados por los delitos perpetrados durante la última dictadura militar.

"El Papa me ha entregado rosarios, para que sean enviados a los militares que están presos en la cárcel, también para los están en sus casas de detenidos, para que sigan rezando", reveló Olivera, según se informó a través de un comunicado.

El obispo también reveló que con Francisco conversaron sobre la situación de los detenidos con prisión preventiva. "El Papa se interesó sobre el caso de quienes están presos, los que sin condena están en prisión preventiva".

Y agregó: "Cobre este aspecto, el Santo Padre, me animó a seguir trabajando para que se viva en la justicia, a trabajar por el encuentro por la paz, por la concordia, por encuentro entre todos”.

“También, pudimos conversar sobre la realidad del trabajo pastoral, la verdad que me alentó mucho, hablamos además, sobre la situación de muchos de mis fieles", agregó.

El obispo indicó que le manifestó a Francisco que apenas regrese a Buenos Aires le solicitará una audiencia al presidente Alberto Fernández para expresarle el "deseo de trabajar juntos por el encuentro de los argentinos y por la fraternidad”.

Monseñor Olivera realizó esas declaraciones tras el encuentro que mantuvo con Jorge Bergoglio este sábado, en El Vaticano. Según detalló, la reunión se extendió por 45 minutos y se realizó en la Biblioteca Privada de Palacio Apostólico.

Comentarios