TORRES Y LIVA

A un mes de la tragedia, la sensación se mantiene: "Fue uno de los eventos más grandes"

El incendio que tuvo en vilo a la población marplatense se desató durante la noche del domingo 15 de diciembre y causó la pérdida de 40 departamentos e importantes daños estructurales en toda esquina de Rivadavia y 20 de Septiembre. Para Rodrigo Gonçalvez, titular de Defensa Civil, el paso del tiempo no mitiga los primeros recuerdos. La historia.

Por Redacción

martes 14 de enero, 2020

Todo comenzó con una chispa, una chispa que dio lugar a las llamas, unas llamas que dieron lugar a un incendio, un incendio que luego sería recordado como uno de los más grandes, si no el más grande, de la historia de Mar del Plata.

Todo comenzó con un llamado, con el caos inicial, con los bomberos corriendo de aquí para allá, los vecinos, la prensa, los curiosos. La noche del domingo 15 de diciembre y madrugada del lunes 16 no trajo tranquilidad a los marplatenses, sino que se desarrolló en una secuencia de novedades, de llamados, de vídeos en Internet y de publicaciones en redes sociales.

El edificio ubicado en la esquina de Rivadavia y 20 de Septiembre ardía, como ardería hasta varias horas más tarde, como seguiría ardiendo en la memoria de los vecinos y de aquellos que lo presenciaron. A un mes de este hecho que retuvo el aliento de la población, CNN Radio Mar del Plata se comunicó con el titular de Defensa Civil Rodrigo Gonçalvez, quien revivió aquella noche de diciembre.

"Sin duda reafirmo las palabras que dije por aquellas horas, durante el primer contacto que tuve con la prensa, mantengo la misma sensación: este fue uno de los eventos más grandes que ha sucedido en la ciudad", comenzó el funcionario.

Para el encargado del área, "lo que quedan son las sensaciones". "Llegué al lugar y tuve un primer encuentro con los vecinos, no se podía llegar a la zona de conflicto por la temperatura que se sentía a los 150 metros, estábamos ante un evento más que significativo, no sabíamos si quedaba gente adentro", recordó.

De acuerdo con lo comentado por Gonçalvez, durante todo este mes "nunca pasó ni un día" en el cual no se haya accionado de alguna forma para asistir a los más de 100 vecinos que perdieron todo, o casi todo. "Se está avanzando, me junté con el secretario de planeamiento de la municipalidad y se avanza en la contratación de una empresa para hacer la demolición controlada", comentó.

Asimismo, se gestionan ciertas modificaciones en el protocolo de emergencia, para complementar la asistencia. "No pasó un solo día en que no se haya dado algún tipo de ayuda social, por eso mantuvimos plena comunicación con el área de Desarrollo Social", manifestó.

Poco a poco, la vida regresa a la zona, a pesar de que la precaución y las áreas clausuradas permanecen. "Hay algunos departamentos que ya tienen luz, otros que ya han podido superar la eventualidad", destacó.

"La gente entendió cual era la magnitud del hecho, se pudo trabajar con cierta tranquilidad, la respuesta de los vecinos, los damnificados y el Estado hizo que esto fuera armonioso, mientras que el intendente también entendió la emergencia y nos dio mucha soltura a la hora de tomar decisiones", siguió Rodrigo Gonçalvez.

El recurso humano fue algo "para destacar". "Los protocolos de actuación deben deben salir bien, no hay que quedarse con que esto salió bien, hay que trabajar, tener más recursos, buscar todas las herramientas para dar respuesta a la sociedad", consideró. En ese sentido, aseveró que existen "eventualidades menores" que también "ameritan preparación y una respuesta rápida".

"Vamos a mejorar el protocolo de emergencia, esto se va a mejorar y tenemos que seguir con la línea de lo que fue Torres y Liva, el hecho que vivimos hace un mes tiene que ser un aprendizaje para la sociedad", concluyó.

 

Comentarios