Especialistas alertan sobre el uso de anteojos truchos

Graciela Zorián y Julieta Kalskma, profesionales ópticas, manifestaron que este tipo de anteojos "pueden generar problemas en la mácula, en corneas, irritación, sequedad ocular o hipermetropía, en el caso de los lentes con aumento".

Por Redacción

jueves 16 de enero, 2020

El Colegio de Ópticos de la Provincia de Buenos Aires junto a la Defensoría del Pueblo de Mar del Plata, brindaron detalles sobre la venta ilegal de anteojos callejera y online, con la participación de las profesionales ópticas Graciela Zorián y Julieta Kalskma, junto al Defensor del Pueblo, Fernando Rizzi.

Los anteojos comprados en la vía pública u online, muchas veces no cuentan con ningún tipo de filtro de rayos ultravioletas (UV), por lo que dañan las pupilas y comprometen seriamente la salud visual. Mientras que, los anteojos pregraduados no oficiales, pueden acarrear diversas afecciones, como queratoconjuntivitis, queratitis y cataratas, entre otras afecciones.

"A través del colegio de ópticos se esta difundiendo, mediante una campaña, para alertar a la gente del riesgo enorme que tiene el anteojo de sol que no es vendido en una óptica", sostuvo Graciela Zorián, en declaraciones a El Marplatense.

"El colegio enfatiza la seguridad del producto, cuando es vendido en óptica y la persona es asesorada por un óptico técnico, en cuanto al tipo de filtro, si es para niños, o para adultos, según la actividad, si es deportiva, si es la playa, ya que hay distintos tipos de cristales, para determinados momentos", aseguró.

"El sol en el verano entre las 12 y las 16, es muy potente y en ese momento es cuando mas protección necesitamos. El problema de los anteojos que no se compran en ópticas, es que no tienen filtros, es como un plástico pintado, que ni siquiera tiene filtro UV y los rayos dañinos ingresan más todavía", subrayó Zorián.

Por su parte Julieta Kalskma, señaló que "la venta no está permitida, pero de todas maneras vemos que se venden en muchos lugares y la gente sin conocimiento muchas veces compra o accede, pensando siempre que el anteojo en la óptica es costoso".

"En las ópticas no solo van a encontrar un asesoramiento y una buena calidad de lente, sino variedad de precios, pudiendo de esa manera asegurarse tener la vista bien protegida, sin que se dilate mas la pupila, ya que cuando los lentes no son de calidad, hacen un efecto de cámara oscura, lo que provoca que se dilate mas la pupila y pasen mas los rayos nocivos al ojo, por lo que no protegen, sino todo lo contrario", aseguró.

"En la óptica además siempre van a estar mas asesorados, ya que los van a escuchar sobre cual es la necesidad de cada cliente, teniendo en cuenta a que se dedica, cuando exige mas su vista, pudiendo de esa manera informarle que lente es mejor, que filtro es mejor", destacó Kalskma.

"Por otro lado, mucha gente utiliza lentes con graduación y cuando se ponen un anteojo de sol, sin graduación, notan que pierden visión. Es importante que sepan que también se pueden realizar anteojos graduados con color, con filtro, para tener una visión óptima en esos momentos de estar en lugares al aire libre, expuestos con mucha irradiación", remarcó.

Con respecto a daños que puedan causar los lentes de sol que no se venden en las ópticas, Kalskma indicó que "pueden generar problemas en la mácula, en corneas, irritación, sequedad ocular. El daño en el ojo es progresivo, no es inmediato y es acumulativo. Por este motivo siempre hay que protegerse".

Al hacer referencia a los anteojos que se venden con aumento, fuera de las ópticas, Graciela Zorián señaló que "en esos casos el mayor problema es que es un plástico con aumento, tipo lupa y no están centrados. A toda persona se le toma la distancia interpupilar, para hacer un anteojo recetado y poner, de esa manera, el centro del cristal donde tiene la pupila, que es el punto de visión".

"Es realmente un enorme problema, porque la gente se los prueba, ve y se los compra. Pero no tiene la forma de ver lo exacto del aumento que necesita. En muchos casos se sobre corrige y eso produce a la larga, el adquirir una hipermetropía, por usar aumento demás",afirmó.

"El problema con la inspección de los lugares donde se venden, es que los inspectores del colegio de ópticos, no tienen poder de policía, por lo que pueden realizar un acta, pero no pueden avanzar mas allá, por lo que se necesita fundamentalmente el acompañamiento de Salud Pública, para que envíe los inspectores y poder trabajar con Inspección General, cuyos inspectores tienen poder de policía", concluyó Zorián.

Comentarios