La mujer del remisero baleado: “El agresor estaba bien sobrio, así que sabía lo que hacía”

Micaela Noviello dialogó con El Marplatense sobre el delicado estado de salud de su marido, que este martes fue sometido a una nueva intervención quirúrgica. "No se puede robar un arma y salir a pegar seis tiros”, confió.

Por Redacción

martes 21 de enero, 2020

Miguel Ángel Luis continúa en estado delicado. Los médicos del Hospital Interzonal General de Agudos siguen de cerca la evolución del remisero minuto a minuto. Para conocer más detalles sobre la situación que atraviesa por estas horas el chofer baleado el último lunes por la madrugada, El Marplatense se comunicó con su esposa.

“Tiene pronóstico reservado y tenemos que ser muy cautos con la información porque es minuto a minuto. Lo volvieron a operar, le hicieron otra cirugía ligada a la de ayer y salió bien. A medida que van pasando las horas, vamos sintiendo algo de alivio por el transcurso de las horas más críticas”, dijo Micaela Noviello a este medio.

“Hay muchas cadenas de oración para que Miguel mejor y pedimos que lo sigan haciendo. Y agradecer a mucha gente que fue a donar sangre”, destacó la mujer.

Asimismo, en cuanto a la cuestión laboral de su marido, subrayó: “El trabajo es muy riesgoso, constantemente. El ingresaba a las 4 de la mañana y trabajaba de día precisamente para no exponerse a la inseguridad. Era muy precavido, no levantaba viajes de la calle y se cuidaba mucho. La inseguridad es terrible en Mar del Plata”.

En referencia al agresor, Noviello puntualizó que “no se comunicaron ni los funcionarios del municipio y mucho menos los familiares del detenido, que son Policía de Bomberos (el padre y el hermano). Alguien tiene que hacerse responsable porque no se puede robar un arma y salir a pegar seis tiros. Además, sé que el agresor estaba bien sobrio, así que sabía muy bien lo que hacía. No estaba bajo el efecto de ninguna droga, según me dijeron en la comisaría. Tiene que pagar por lo que hizo y tiene que estar preso”.

“Mi marido es un tipo que todos los días se levanta para traer el mango a casa. Y no lo conocía al agresor, como se dijo en algún momento. Se cruzó con este hijo de la mierda, que no pudo robarle nada porque recién ingresaba a trabajar”, se quejó.

Y mandó un mensaje a la ciudadanía marplatense: “La vida no vale nada lamentablemente. No nos quedemos con que la temporada es muy exitosa, porque hoy le toca pelearla a Miguel, pero le puede pasar a cualquiera en estos barrios”.

Comentarios