El Último Primer Día, bajo control

El secretario de Seguridad, Darío Oroquieta, explicó cómo serán los operativos en el festejo que realizan los estudiantes de Sexto año de las escuelas secundarias. El miércoles comienzan las primeras fiestas, que en los últimos años han traído complicaciones.

Por Redacción

lunes 9 de marzo, 2020

Hace algunos años ya que se hace una especie de ritual la noche previa a iniciar el último año de la escuela secundaria. Asistir al colegio sin dormir sería lo más inocente, habida cuenta de los diferentes sucesos que protagonizaron en los últimos años. Se fue transformando en pasar la noche en una fiesta privada, espacios públicos y consumo de alcohol. Y todo ello con el fin de festejar que empiezan a transitar el último año escolar.

Así se han sucedido hechos vandálicos en lugares públicos, en los propios colegios y la asistencia de menores de edad en estado de ebriedad. Por tales razones, desde la secretaria de Seguridad de la municipalidad de General Pueyrredón se comenzó a planear desde hace un mes las medidas preventivas y de control para evitar inconvenientes.

Darío Oroquieta, encargado de la Seguridad del municipio, dialogó con el programa “Minuto a Minuto” que se emite por CNN Radio Argentina (FM 88.3) y explicó los pasos a seguir, a poco de comenzar las clases del último año.

“Si bien comenzaron las clases de los estudiantes de secundario, en el caso de Sexto año se hace de forma escalonada. En la mayoría de los casos el inicio es el miércoles próximo y para eso venimos trabajando con toda la comunidad educativa, centros de estudiantes, padres y una Mesa de Coordinación conjunta para comprender este festejo, tratando de que se desarrolle de una manera responsable. Para eso el Municipio lanzó acciones que tienen que ver con notificación y control en los lugares donde se van a hacer los eventos, que tiene que haber una persona mayor de edad en cada uno de los salones que se alquilen, que se haga responsable de los daños que puedan llegar a ocasionar los jóvenes que asistan. Lamentablemente hemos visto como año tras año esa fiesta se fue transformando en cuestiones más complejas como roturas de vidrieras, daños en los espacios públicos y ni hablar del tema tránsito cuando los chicos están dando vueltas por distintos lugares y con consumo de alcohol”, explicó.

Asimismo, el funcionario asumió que “tenemos que acompañar a los chicos a partir de esto que se ha generado y lamentablemente se ha distorsionado. El control va a existir en todos los órdenes. No hay que olvidarse que hay Ordenanzas de prohibición de venta de alcohol en vía pública, en los menores y para eso tenemos que hacer saber que, quienes alquilen los espacios o comercios que vendan alcohol, se les caerá con todo el peso de la ley. Vamos a trabajar ordenada y coordinadamente con padres, colegios y directores, que se manifestaron preocupados”.

En relación a las medidas de prevención, Oroquieta detalló que “los controles serán principalmente en tres puntos fijos, que son dos parques y un espacio público importante, donde tendremos operativos desplegados con la Cruz Roja, Defensa Civil y SAME. También 10 equipos importantes de Inspección General, supervisando lo que ocurra. Tránsito y Policía Local y Provincia, como así también Minoridad”.

“Hay más de 150 colegios secundarios, donde debemos trabajar junto con la comunidad. Tenemos los números de teléfono y contacto con directivos y centros de estudiantes para ir monitoreando y acompañando. La idea es cooperar en el traslado del lugar de la fiesta a los establecimientos para que no anden deambulando por la ciudad y puedan generar daños o inconvenientes”, cerró el secretario de Seguridad.

Comentarios