Daniel Arroyo: “La tarjeta está fuera de la grieta”

El marco de la supervisión de la entrega del sistema AlimentAR en el Instituto Unzué, junto al intendente Guillermo Montenegro y la Ministra de Desarrollo de la Comunidad de la provincia Fernanda Raverta, el Ministro de Desarrollo Social de la Nación brindó una conferencia para expresar la gratificación del plan que se está llevando adelante en la ciudad y los pasos a seguir para “reconstruir la economía de abajo hacia arriba”.

Por Redacción

martes 10 de marzo, 2020

En el segundo día de entrega de la tarjeta AlimentAR en nuestra ciudad, como parte del plan Argentina contra el Hambre, que se apoya en el fortalecimiento de las acciones que lleva adelante el Programa Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional e implica la promoción y fortalecimiento del Acceso a la Canasta Básica de Alimentos, se presentó en el Instituto Unzué el Ministro de Desarrollo Social de la Nación, Daniel Arroyo, junto al intendente Guillermo Montenegro y Fernanda Raverta para supervisar el operativo que se extenderá hasta el 18 de marzo.

En ese marco, Arroyo sostuvo que “la prioridad del presidente Alberto Fernández es Argentina Contra el Hambre y pusimos en marcha la tarjeta AlimentAR, hoy lo estamos llevando adelante en el municipio de General Pueyrredón y quiero agradecerle al intendente Guillermo Montenegro por el operativo que se ha hecho. También a Fernanda Raverta con quien estamos desarrollando todos los operativos en la provincia de Buenos Aires. Estamos hablando de una tarjeta para madres que tienen chicos menores de 6 años, mujeres a partir del tercer mes de embarazo y personas con discapacidad que tienen asignación. Son 4 mil pesos para los que tienen un hijo y de 6 mil para los que tienen dos o más. No permite extraer dinero del cajero, se recarga el tercer viernes de cada mes y es para comprar los alimentos que quieren las familias. Es destinado a más de 30 mil chicos en General Pueyrredon”.

Asimismo, explicó que el fin de este plan tiene tres objetivos “todos tienen que comer y hacerlo bien: leches, carnes, frutas, verduras y pescado para mejorar el consumo de los chicos; esto es agricultura familiar y economía popular: hay un montón de cooperativas y productores que pueden vender; y es movimiento económico desde abajo: son 81 millones de pesos que no estaban, para mover la economía de Mar del Plata”. Y agregó: “La idea de que se reconstruya la economía de abajo hacia arriba es esta”.

En cuanto a la recorrida y sus conclusiones, Daniel Arroyo destacó: “Me llevo dos impresiones. La primera es que la situación social está muy complicada porque hay mamás que hace tiempo no le podían dar leche a sus hijos, y que esto empieza a construir dignidad. Le da a la madre la posibilidad de comprar los alimentos que quiere y cómo quiere. En Argentina no puede haber hambre”.

Sobre los pasos a seguir para reactivar la economía de la ciudad, la provincia y el país, el Ministro explicó que “tenemos que dar dos pasos más. El siguiente es un crédito no bancario para máquinas, herramientas e insumos de trabajo. Vamos a lanzar un crédito a tasas bajas para tener máquinas para trabajar y desendeudar a las familias. Lanzamos un concurso para mayores de 40 años de kits de construcción, jardinería, textil y gastronomía (argentina.gob.ar). Y lo segundo es vincular planes sociales con trabajo. Hacer un cambio de modo tal que, la persona que perciba un plan, también pueda trabajar para complementar el ingreso para llegar al salario mínimo”.

A modo de conclusión y la influencia de este nuevo plan que se está llevando a cabo desde ayer en Mar del Plata, subrayó: “La tarjeta está fuera de la grieta porque todos coincidimos en que no puede haber hambre y que debemos cuidar a los chicos. Y por eso estamos todos bien, trabajando en conjunto sin importar el partido político”.

Hay gente que quiere trabajar y lo que debemos hacer es ayudarla. Si el tercer mes de cada mes vana a llegar 81 millones de pesos a Mar del Plata, al puestero y al comerciante en general de la ciudad le va a ir bien”, cerró reiterando la reactivación de la economía.

Comentarios