Mestre: "Debemos cumplir las normas establecidas por nuestros gobernantes"

En el marco de las suspensión de las actividades de la Iglesia, en acompañamiento a lo establecido por el Gobierno en cuanto a las medidas de prevención frente al avance del Coronavirus. El Obispo Monseñor Gabriel Mestre, insistió en el cuidado particular frente a la pandemia, señalando además que "desde la interioridad de nuestra casa, debemos meternos en la interioridad de nuestro corazón y sacar lo mejor de cada uno".

Por Redacción

sábado 21 de marzo, 2020

El Obispado de Mar del Plata, que abarca 9 partidos bonaerenses, mantiene suspendidas todas las actividades hasta el 31 de marzo a raíz de la propagación de casos de Coronavirus en la Argentina, manteniendo su actividad y brindando información a través de la radio, televisión o Internet.

"Las actividades de la Iglesia han quedado suspendidas, incluso antes de que se dispusiera oficialmente la cuarentena. He decretado que no haya, por el momento, mas celebración de la misa, que era lo único que nos quedaba y algún sacramento que se podía modificar como bautismos o sacramentos, los cuales ahora han quedado suspendidos o pospuestos hasta nuevo aviso", manifestó el Obispo Monseñor Gabriel Mestre, en declaraciones a El Marplatense.

"Las demás actividades las seguimos por los medios digitales que tenemos, gracias a Dios podemos transmitir por streaming, todos los días a las 8 de la mañana la misa, la cual queda grabada y se puede ver en diferentes horarios, por lo que las personas que quieran verla mas tarde pueden compartirla desde nuestro sitio y a través de los medios digitales, también hacernos llegar sus preocupaciones", destacó.

"Solo mantenemos el servicio de emergencia absoluta, como el servicio sacerdotal de urgencia, la noche de la caridad y el hogar de Nazaret, con los servicios de Cáritas y con la realidad de la falta de algunos colaboradores que por estar en el segmento de riesgo no pueden estar presentes", señaló el Obispo.

Finalmente sobre que mensaje le puede transmitir la iglesia a la comunidad, Mestre manifestó que "sin dudas es de optimismo, de esperanza, un mensaje positivo en medio de la dificultad y del riesgo del cual estamos pendientes, teniendo en cuenta de que estamos en una situación grave, pero podríamos estar en una situación mas compleja".

"Por lo tanto el mensaje es de optimismo y sobre todo de cuidado particular. Debemos cumplir las normas de nuestros gobernantes, de manera precisa y así desde la interioridad de nuestra casa, meternos en la interioridad de nuestro corazón y sacar lo mejor de cada uno", concluyó el Obispo Monseñor Gabriel Mestre.

Comentarios