Hijos del rigor y la inconsciencia: no ingresan a las playas, pero toman sol en Plaza Colón

Aunque se logra apreciar la quietud en gran parte de la ciudad, y a pesar del repudio de vecinos de la zona, el icónico espacio público frente al Casino Central sigue siendo concurrido. Decenas de personas transitan a diario desde la cuarentena obligatoria y recién la abandonan si la policía se presenta en el lugar. En total, se constataron 300 infracciones en General Pueyrredon.

Por Redacción

domingo 22 de marzo, 2020

Por un lado, la necedad, el egoísmo y inconsciencia de la gente. Por el otro, el trabajo de control. Los primeros, incansables buscadores de conflictos, de "rebeldes" que quieren quebrantar las obligaciones. Obligaciones decretadas ante precisamente la falta de solidaridad. Y lo segundo, inalcanzable como consecuencia de la cantidad de los primeros, que parecen multiplicarse.

En diferentes sectores de Mar del Plata, la cuarentena se cumplió. A través de los ciudadanos que mostraron en redes sociales, era posible reconocer la quietud de este domingo. En las plazas, los barrios, el centro y sobre todo en las playas.

Esto último, significativamente por la jornada calurosa y de sol pleno fue destacada, pero también por el gran control llevado a cabo por Guardavidas y el operativo de control de las distintas fuerzas de seguridad a lo largo de la costa marplatense.

No obstante, un siempre concurrido epicentro del centro de la ciudad es la Plaza Colón. Allí, como es costumbre, muchas personas se acomodaron para tomar mates, compartir la tarde y tomar sol. Claro, una costumbre que debería estar pausada por la pandemia que está sacudiendo al mundo.

Los vecinos de los edificios que rodean el sector público repudian la presencia de estas personas, que incluso se burlan de quienes salen a los balcones y les indican que se vayan, que aplauden y denuncian.

Este domingo hicieron las denuncias pertinentes a la Comisaría Casino, que acudió correspondientemente. Logró retirar a algunas personas luego de discutir algunos minutos. De hecho, por lo comentado a este medio, aparentemente a algunos se les labraron actas de infracción. Incluso este domingo hubo un total de 300 infracciones.

Pero una vez que los efectivos se retiraban, volvían y hasta incluso se sumaban otras personas. Claramente, a esta gente no le basta. Hijos del rigor y la inconsciencia.

Comentarios