Marplatenses varados: dos historias, de miles

Teresa Robetto está en Chile esperando volver a Mar del Plata, como así también Jimena Fernández Cárdenas, desde El Salvador. Dos situaciones atravesadas por la imposibilidad de regresar a su ciudad natal, de tantas que transcurren en el mundo con una enorme cantidad de argentinos.

Por Redacción

martes 24 de marzo, 2020

Hay miles de marplatenses disgregados por el mundo, que fueron a trabajar o vacacionar antes de que el coronavirus se apoderara de la vida de casi todos los países. Como tantos argentinos, ciudadanos de Mar del Plata intentan volver, pero el cierre de fronteras los ha dejado varados en distintas ciudades del mundo e incluso viviendo en los aeropuertos por varios días.

Un caso es el de Teresa Robetto, quien se encuentra en Chile y le contó a El Marplatense, los sucesos de los últimos días."Hay personas que están hace tres o cuatro días. Los vuelos se reprograman cada media o una hora. Cada vez que intentamos arribar, nos piden que esperemos, que nos van a anotar en una lista para cuando queden asientos libres, reubicarnos", confió la enfermera marplatense.

Y avisó: "Pero nos dejan ahí. Entonces armamos grupos estableciendo prioridades por personas mayores de 65, con enfermedades respiratorias o cardiovasculares, embarazadas y gente con chicos para ocupar los supuestos asientos libres. Una vez que nos organizamos llegó un tumulto de personas de un vuelo procedente de Cancún y no eran 13 los que se subieron al vuelo que esperábamos nosotros, eran como 40".

"Por mí no hay problema, lo que me preocupa es toda esta gente que se tiene que ir ya. Hay personas que tienen EPOC, muchos viejitos y niños, que son prioridad", manifestó Teresa angustiada.

También está el caso de Jimena Fernández Cárdenas, quien se encuentra en El Salvador, donde no se permite el egreso ni el ingreso de ninguna persona, aún así fueran salvadoreños.

"Hay marplatenses en Cuba que, aparentemente vuelan hacia Cancún y de ahí a Buenos Aires, pero no tienen ninguna certeza. Hay una leve esperanza porque hasta el 25 de marzo, Aerolíneas Argentinas los puede ir a buscar", comentó.

No obstante, la situación de Jimena es mucho más complicada ya que expresó; "prácticamente estoy de rehén en El Salvador. Acá no dejan salir ni entrar a nadie, literalmente, ni los propios salvadoreños", le confió a este medio.

Comentarios