Almacenes en cuarentena: la ardua tarea de abastecer al barrio

En medio de la cuarentena dispuesta por el avance del Coronavirus, los rubros exceptuados han tenido que adaptarse, modificando la metodología de venta, observando cambios en el consumo, como en el caso de los almacenes en los barrios. Andrea, propietaria del almacén ubicado en Tucumán y Rawson manifestó que "agradecemos que la nuestra sea una de las actividades que están exceptuadas, pero también tratamos de brindar un servicio a las personas mayores".

Por Redacción

viernes 10 de abril, 2020

Como consecuencia del cumplimiento de la cuarentena dispuesta por el gobierno Nacional, para evitar el avance del Covid-19, aquellos rubros que han quedado exceptuados de la misma, se han visto obligados a cambiar su metodología de trabajo, observando cambios en el consumo de la gente, como en el caso de los almacenes en los barrios, los cuales se han sabido adaptar, ofreciendo en algunos casos un servicio extra para los adultos mayores.

Este es el caso del almacén ubicado en Tucumán y Rawson, donde Andrea quien junto a Oscar, son propietarios, destacó en declaraciones a El Marplatense que "desde hace mas de 15 días, lo que se ha modificado en la situación habitual del comercio, es una restricción en el tiempo. Desde las 19 horas ya no podemos estar trabajando, pero de todas maneras estamos agradecidos porque es una de las pocas actividades que aún podemos conservar y seguir trabajando".

"Esto es algo que sustancialmente lo estamos viendo reflejado en los ingresos, porque hay compromisos para cumplir que de momento siguen en pie. Pero igualmente estamos trabajando, mas allá de que ha cambiado el consumo y modificando también las condiciones, con entregas a domicilio a gente mayor que no puede venir. Nos manejamos mucho con whatsapp, nos mandan pedido y los llevamos diariamente", destacó.

"Nos ha cambiado la forma habitual del trabajo y por consiguiente en un primer momento intentamos que el cliente ingrese, pero al observar que no conservaban la distancia y para no entrar en conflicto o choque, decidimos atender por una ventana, sin el ingreso de los mismos al local. No es lo mismo, porque el cliente al ingresar ve una u otra cosa que le falta y por ahí suma a su pedido, pero es lo que tenemos hoy y debemos cumplirlo", remarcó Andrea.

En referencia al cambio en el consumo "es algo que notamos teniendo en cuenta que por ejemplo la levadura era un producto que se consumía, pero no tanto. Hubo un momento en que nos faltó, aunque ahora se ha normalizado. También ha aumentado el consumo de harinas, teniendo en cuenta que la gente al disponer de mas tiempo en sus casa, elaboran sus propios alimentos a consumir. Se ha cambiado el hábito del consumo. Hay productos que no salían tanto, que hoy si, como el caso de los huevos también", detalló.

"Realmente agradecemos que la nuestra sea una de las actividades que están exceptuadas de la cuarentena, porque lo necesitamos para nuestra economía familiar, pero también tratamos de brindar un servicio, teniendo en cuenta de que si algún vecino necesita algo de la farmacia, se lo alcanzamos con nuestro pedido. Hay mucha gente mayor en el barrio y lo que les pedimos es que no salgan. Creemos que lo importante también es brindarle un servicio al cliente que nos acompaña todo el año", concluyó Andrea.

Comentarios