Se cruzó al violador de su hija a 5 cuadras de su casa

Verónica Poladura es mamá de una nena de 14 años que fue "abusada y violada por mi expareja", según detalló a El Marplatense. Este hombre fue beneficiado con el permiso de arrestos domiciliarios desde el 10 de mayo. Piden explicaciones a la justicia.

Por Redacción

lunes 18 de mayo, 2020

La polémica por el otorgamiento de permisos domiciliarios en el marco de las condiciones de hacinamiento que denuncian los presos en las cárceles de Argentina recorre el país y Mar del Plata no es la excepción.

Sin embargo, hay casos que despiertan indignación, como los de aquellos que pese a haber cometido delitos violentos, como violación y homicidio, han sido enviados a sus casas.

Según la Justicia, solo disfrutan de este beneficio quienes, además de ser autores de delitos leves, integran grupos de riesgo, ya sea por enfermedad o edad. Pero la discusión comienza cuando, a favor de proteger a quien puede enfermar gravemente de COVID-19, se desprotege a las víctimas de esos delitos.

Tal es el caso de la marplatense Verónica Poladura, quien se encontró con el hombre que violó a su hija a cinco cuadras de la casa donde viven, en el Bosque Peralta Ramos.

Esta situación ya había sido advertida por Verónica, madre de la víctima, en sus redes sociales el pasado 12 de mayo.

Se trata de su expareja, de quien se había separado en noviembre del año pasado por malos tratos y situaciones de violencia. Según cuenta, a pesar de haber terminado su relación, esta persona a la que acusa, "todavía vivía en el mismo terreno que ella y su hija que criaron en común", dijo.

Lo descubrió cuando uno de sus otros hijos le comentó que "había visto cosas raras". En aquel momento, Verónica habló con su hija y esta le contó lo ocurrido. "Me dijo que el padre abusaba de ella, porque ella le dice papá. Él la crió desde los ocho meses", relató.

Enseguida, y aterrados, realizaron la denuncia. "La cámara gesell, las pericias médicas y psicológicas dieron positivas. Las pruebas están todas", aseguró Verónica Poladura en diálogo con El Marplatense.

"Estaba en Batán, estábamos tranquilos", afirmó y dijo que "cuando empezó todo esto de los motines, intenté averiguar con la Fiscalía, que nunca me atendió".

Según Verónica, se volvió a sentir tranquila cuando le dijeron que él "no entraba dentro de los posibles beneficiados". Pero el 10 de mayo, "el fiscal Sergio Irigoin me llamó y me dijo que estaba con prisión domiciliaria", recordó.

La causa está en el Juzgado N° 5 y el juez que le otorgó la domiciliaria es el mismo que lo llevó a la cárcel por el abuso a la hija de Verónica. "Aún no sabemos por qué le otorgaron el beneficio", se lamentó.

"Le pregunté si tenía pulsera y me dijo que no, que no compraron pulseras, enseguida le pregunté cómo controlaban que este hombre no venga, me prenda fuego y me mate a mí, a la nena o al nene", recordó.

Según le dijeron, el control se hace a través de una foto que debe enviar la persona privada de su libertada para demostrar que está en su domicilio.

Cuando Verónica fue a trabajar, ella a pie, cerca del bar Antares El Faro, se lo encontró en un auto: "Ni bien me vio, escapó".

"Llamé al Fiscal y me dijo que cuando yo constate y le de pruebas para afirmar que él no está en la casa, lo cual es una locura porque yo tengo una perimetral, no me puedo acercar a él", afirmó.

Por temor, Verónica ya no sale de su casa y asegura que, por esto, está en riesgo de perder su trabajo. "No duermo de noche, me quedo horas vigilando y mirando porque él juró que los pibes y yo se la íbamos a pagar".

Comentarios

Argentina - Coronavirus (COVID-19)

Total casos: 8068 - Muertes: 374 / Mar del Plata Casos confirmados: 8 - Sospechosos: 11 - Muertes: 2