Día Mundial de la Hepatitis

En plena pandemia esta enfermedad vírica sigue matando a miles de personas cada día.

Por Gimena Rubolino

martes 28 de julio, 2020

El Día Mundial contra la Hepatitis se celebra todos los 28 de julio para concienciar sobre las hepatitis víricas, que inflaman el hígado y causan enfermedades como el cáncer de hígado.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) existen cinco cepas principales de virus que causan hepatitis: A, B, C, D y E. Juntas, las hepatitis B y C son la mayor causa de muerte, con 1,4 millones de defunciones al año.

En plena pandemia de COVID-19, las hepatitis víricas siguen matando a miles de personas cada día.

El tema de este año, «Por un futuro sin hepatitis», incide en la prevención de la hepatitis B en las madres y los recién nacidos.

En la mayoría de los casos, la inflamación del hígado comienza de forma súbita y solo dura unas pocas semanas. La forma más común de contraer esta enfermedad, es insertando en nuestro cuerpo algún objeto contaminado con sangre de alguien que ya posee el virus, cosa que ocurre mucho en personas que se tatúan, se hacen piercing en el cuerpo, tienen varias parejas sexuales o comparten agujas para inyectarse drogas o cualquier otra sustancia en el cuerpo.

Datos estadísticos

  • 325 millones de personas tienen hepatitis B y C.
  • 900 mil personas fallecen cada año por causa de esta enfermedad.
  • 42% de los niños reciben la vacuna contra la hepatitis B al nacer.

Medidas de prevención

En primer lugar es conveniente no realizar ningún proceso invasivo del cuerpo, como por ejemplo, tatuarse las cejas o inyectarse Botox en un lugar poco fiable que no cuente con las normas más elementales de higiene, ni tenga permisos.

Lo segundo es ponerse vacunas en contra de los tipos de virus más común que suelen ser los de tipo A, B y C (Las dos primeras se le aplican a los niños durante los primeros meses de vida).

Y por último, utilizar continuamente protección al mantener relaciones sexuales.

Lo que deben hacer los países según la OMS

  • Proteger a los lactantes de la infección: todos los recién nacidos deberían ser vacunados contra la hepatitis B al nacer y recibir posteriormente al menos 2 dosis adicionales.
  • Evitar la transmisión de madre a hijo: todas las embarazadas deberían someterse a pruebas de rutina para detectar la hepatitis B, la infección por el VIH y la sífilis y recibir el tratamiento necesario.
  • No excluir a nadie: todas las personas deberían tener acceso a los servicios de prevención, pruebas y tratamiento de la hepatitis, incluidas las personas que se inyectan drogas, los reclusos, los migrantes y los grupos de población más afectados.
  • Ampliar el acceso a las pruebas y al tratamiento: las pruebas y el tratamiento oportunos de la hepatitis vírica pueden prevenir el cáncer de hígado y otras enfermedades hepáticas graves.
  • Mantener los servicios esenciales relativos a la hepatitis durante la pandemia de COVID-19: los servicios de prevención y tratamiento de la hepatitis son esenciales incluso durante la pandemia de COVID-19.

 

 

 

Comentarios