Coronavirus interminable: descubren secuelas en pacientes recuperados

El docente e investigador de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad FASTA, Dr. Pablo Corral, confió a El Marplatense los avances de estudios sobre afecciones en pacientes post COVID-19. Además, explicó cuándo debe hisoparse a un caso sospechoso.

Por Redacción

domingo 9 de agosto, 2020

Por Germán Ronchi

Parece que no termina más. La cuarentena y el propio virus, lamentablemente. Ambas traen aparejadas consecuencias: laborales y económicas por la parte del aislamiento, pero lo que es peor son las secuelas que trae aparejado el coronavirus en cuestiones psíquicas y físicas.

"Este virus tiene 8 meses. Nosotros ni siquiera pasamos la primera oleada y todavía se está estudiando. Hay mucho que se sabe y mucho que todavía no", del otro lado de la línea habla el docente e investigador de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad FASTA, Dr. Pablo Corral.

El médico dialogó con El Marplatense sobre esta inquietud a raíz de publicaciones en Europa y respecto a los hisopados que se están realizando en la ciudad.

Pero sin dudas, lo novedoso y alarmante, sin aún haber llegado al pico de contagios en el país, son las secuelas en pacientes recuperados. Ante esto, Corral explicó que "hay varios estudios y se está acuñando en término síndrome post COVID que son una serie de secuelas a nivel de múltiples órganos que se están empezando a ver y se va a ir aprendiendo con el paso del tiempo".

Y detalló: "Hay un estudio grande de una aseguradora de salud de Estados Unidos que está facturando los síndromes post COVID porque la realidad es que existe un 30% de aparentes secuelas pulmonares, que puede llegar a generar una fibrosis, una enfermedad seria y grave. La semana pasada, en tanto, salió otro estudio en la que figura que hay 3/4 de pacientes con inflamación residual a nivel cardíaco y ni siquiera fueron pacientes que estuvieron gravemente enfermos. Después también un tercio de pacientes con daños renales y neurológicos".

"También lo psicológico es importante. Se genera por todo esto y si bien es más difícil de medir, el daño puede alcanzar el 40% de los casos por cuestiones físicas y económicas, que se le atribuyen al virus", añadió el Dr. Corral.

"Los estudios de Europa y Asia que se están realizando con el paso del tiempo, a mediano y largo plazo, van a dar la tasa de complicaciones tras el COVID", recalcó.

Asimismo, el investigador marplatense, destacó que "no es el único coronavirus que hay. Generalmente se dan en los chicos y son resfríos. Este no se comporta así y trae otro tipo de complicaciones y secuelas a nivel psíquico y físico que no estaban registradas por otro coronavirus previos".

Hisopar o no hisopar, esa es la cuestión

En distintas ocasiones, muchas personas han alertado tener síntomas de COVID-19, pero que ante la consulta no fueron hisopados. Como que hacen falta más síntomas para ser necesariamente testeados.

Algo en lo que en parte coincide Corral, desde su investigación y experiencia como Médico Clínico, pero con ciertos atenuantes.

"No es secuencial. No es que comienza con un síntoma y termina con otro. Aunque la fiebre se presenta en la gran mayoría de pacientes con síntomas", se refirió en cuanto a si la fiebre es la último afección que se manifiesta.

Y ejemplificó: "De 100 pacientes positivos, en promedio hay 60 sin síntomas y de los 40 que sí van a tener síntomas, lo más frecuente es la fiebre y la odinofagia. Esto se presenta en un 80% de esos 40. Ahora, el Ministerio de Salud agregó la cefalea, los vómitos y la diarrea, es decir pacientes que pueden tener eso y no fiebre, ni dolor de garganta".

El cuestionamiento principal, ante la queja de personas que no fueron hisopadas aún teniendo síntomas, tiene dos visiones para Corral.

"Primero hay que definir los casos sospechosos, que sería tener dos síntomas de la población general. Distinto es cuando sos menor o no sos profesional de la salud o estás trabajando en un geriátrico", dijo.

Y continuó: "Los problemas son dos: por un lado que la mayoría de los síntomas son subjetivos. Quiere decir que una cosa es que tengas 39° de fiebre, lo cual es comprobable, y otra cosa es que digas que te duele la cabeza o la garganta. Entonces, como es un recurso limitado, para hisopar lo ideal es tener no sólo síntomas, sino también un nexo epidemiológico".

"Si un joven de 20 años presenta dolor de garganta y no salió nunca de su casa y no tiene ningún contacto con COVID, es poco probable que esos síntomas estén relacionados. Ahora si tenés fiebre, trabajás en un geriátrico o manejás un colectivo, la sospecha con más de dos síntomas se hace más pesado y obliga a testear", aclaró.

Sin embargo, aunque hay coincidencia con el mecanismo que aplica la municipalidad de General Pueyrredon, Pablo Corral avisó que "dos o más síntomas, por norma como caso sospechoso, debería ser hisopado. Ahora que no lo hagan porque no hay disponibilidad es otra cosa. También uno debe tener el criterio clínico a quién hisopar y a quién no. Pero la realidad, en los papeles puros, la indicación es hisopar a todo paciente sospechoso con dos o más síntomas".

En cuanto al contacto estrecho, hay una situación ineludible: cómo saberlo en el caso de personas infectadas, pero asintomáticas. "Claramente existe esa situación, pero el problema de este virus es que tiene un comportamiento bastante heterogéneo, en el sentido que no todo el que se infecta va a tener síntomas. Por un lado, es bueno porque mucha gente se va a curar sola sin saber que lo ha tenido, pero por otro lado, se hace muy difícil el seguimiento", respondió el investigador marplatense.

Comentarios