La Joaqui: la marplatense que le puso voz de mujer a la escena urbana argentina

La cantante y actriz que brilló en El marginal y apuesta a “generar arte”, dice que no le resultó fácil hacerse un lugar en la movida, a la que entró cuando era adolescente. Ahora, a los 27 y madre de dos hijas, dice que finalmente sus sueños se están empezando a volver realidad.

Por Redacción

domingo 9 de agosto, 2020

Mucho más que una cantante de música urbana, La Joaqui es una auténtica pionera del rap, el freestyle y el trap en Argentina. En 2014 fue la primera mujer en La Batalla de los Gallos de Red Bull, y su unión con Cazzu (el hit Ay, papi) suma más de 18 millones de visitas en YouTube. Fue Mecha en La TV Pública y de pronto decidió poner una pausa en su carrera ascendente.

La historia de Joaquinha Lerena empezó 27 años atrás, cuando nació en Mar del Plata. Vivió su infancia en Costa Rica y recién volvió de adolescente. “Siempre escuché música -recuerda- y afuera estuve rodeada de amigos que les gustaba la música. El que no era DJ era productor o hacía raggamuffin o freestyleaba. Pero nunca me había animado a hacerlo, porque Costa Rica no era como acá, no había batallas de freestyle para que fuera cualquiera. El que hacía música era porque grababa sus temas, y yo no me sentía en condición de hacer algo así. Tal vez no lo sentía como algo que podía concretar. El tiempo después me fue mostrando lo contrario”.

De regreso a Argentina, un amigo que sabía de su gusto por el rap la llevó a una competencia y desde entonces nunca paró. “No sé cómo me convenció -cuenta- porque nunca antes había rapeado, pero la pasé muy bien. Ser rapera no fue algo planeado, pero siempre me gustó y siempre escuché Tupac. Simplemente no creí que era algo lograble. Quizá no confiaba mucho en mí y eso me limitaba un montón. Me resultaba difícil avanzar, cuando yo sola me ponía los frenos. Pero las cosas a veces surgen así, más espontáneas y no por eso tienen menos peso o menos fortaleza. A veces de la espontaneidad salen cosas gigantes y con mucho corazón”.

En esa nueva movida que se armó a partir de las competencia de El Quinto Escalón en Parque Rivadavia, La Joaqui sobresalió rápidamente por su talento natural y por ser la única mujer. “Nunca antes -asegura- le habían dado lugar a una mujer. De hecho fui la primera mujer en ir a Red Bull en Argentina, aunque hay más chicas que tienen mucho talento. Lo que pasa es que el talento de las mujeres estaba infravalorado. ¡Para la mujer siempre es difícil! Muchos critican y dicen que por ser mujer es más fácil, cuando en realidad es todo lo contrario: si una mujer es talentosa se dice que es porque fue “la novia de”, “la amiga de” o “hizo un tema con”. Pero el talento no se puede negar ni esconder. ¡Sobresale, gusta, te pega y contagia! Es algo muy groso cuando encontrás un sonido nuevo y talento fresco”.

-Este año volviste con todo. ¿Ves esta actividad fuerte como una segunda etapa en tu carrera?

-No. Me tomé tres años sabáticos, por así decirlo, para poder repensarme como artista y poder replantear mi imagen, mis ideas y mis pensamientos de cero. Gracias a Dios fui madre, porque eso me hizo profesionalizarme y me hizo querer tomar mi carrera en serio. Mi carrera, aparte de ser mi carrera y mi hobby y mi sueño y mi pasión, era mi trabajo, mi sustento y mi responsabilidad. Eso es algo que me hizo ver el hecho de ser mamá.

-Creciste.

-Sí, crecí. Empecé en esto de la movida del rap cuando tenía 14-15 años; era muy chica. Y claramente lo que pensaba los 14 no lo pienso ahora a los veintitantos, con dos hijas. También asumí la responsabilidad de que querer ser música no consta simplemente de ir y grabar y ver si funciona o no, sino de comprender que siempre hay que agrandar el equipo, que los músicos son fundamentales, que lo más básico de los shows son los instrumentos y no solo el vocalista, y que la letra tiene que ir de la mano con la imagen estética. Fui descubriendo una vocación y entendí que esto es más serio que simplemente hacer música. Quería aprender a cantar y tocar una guitarra. Quería tener un guitarrista de la hostia y que mi batero sea rocker. Soñé, proyecté tanto y abracé tan fuerte mis sueños que de a poco finalmente se me están haciendo realidad. En un momento pensé que me había equivocado en tomarme un tiempito, y ahora me doy cuenta que no, que todo valió al pena porque tengo una misión mucho más profunda: quiero ser una artista, quiero generar emociones, quiero generar arte.

-El mes pasado lanzaste Gvngster con un video muy llamativo.

-Sí. Fue un proyecto que esperamos mucho tiempo para sacar. Lo teníamos preparado y lo demoramos un poquito más para poder darle su vuelta de rosca lo más profesionalmente posible. Así que lo disfruté un montón, porque es una creación, una exteriorización de cosas que tengo adentro en mis pensamientos y en mi corazón, o también pensamientos con respecto a historias ajenas. Siempre es lindo exteriorizar; es terapéutico. Ahora estoy armando un EP de cinco temas y el 14 de agosto sale un simple con Lola Loury que es una artista realmente increíble de Mueva Records. También estoy por sacar un single que se llama Problemas de actitud, que sale después del single con Lola. Y lo más cercano que tenemos ahora es el domingo 9, donde vamos a estar en el Cosquín Rock Online desde el Teatro Vórterix.

-¿El streaming permite llegar a mucha gente de otras ciudades y países, no?

-Creo que ahora todo el mundo está manejándose diferente, buscando la vuelta de rosca. Pero hace un montón que se pueden ver shows por streaming, sobre todo en festivales. De hecho el año pasado toqué en vivo en Cosquín, pero a la vez se estaba dando por streaming. Hoy es medio irrelevante lo de la distancia. Lo que importa es que hagas un arte que tenga un sustento, tanto conceptual como ideológico. Las fronteras son solo límites mentales.

La Joaqui será parte del Cosquín Rock Festival Online el próximo domingo 9 de agosto, a las 20.40.

"Ay papi", con Cazzu
Una colaboración "histórica" que se volvió un hit de millones

El histórico hit con Cazzu Lanzado hace tres años, el tema Ay papi tiene 17 millones de visitas, pero a La Joaqui no le asusta la cifra: “Me impresiona más el impacto. Más que algo mediático, lo que hicimos con ese tema fue revolucionario: dos mujeres hicimos un tema de trap y reggaetón, con una música muy desfachatada. Y las mujeres no rapeaban así, juntas. Encontré otra mujer que se animó a apostar por un género que nadie escuchaba, que nadie quería hacer. Eran diez persona las que lo avalaban y apostamos y se dio. Entonces es algo hermoso”.

La novia de Diosito
La Mecha de El marginal

La Joaqui fue la apasionada y muy tatuada novia de Diosito (Nicolás Furtado) en la segunda temporada de la exitosa serie televisiva dirigida por Luis Ortega. “Me llamaron directamente -explica- para proponeme un papel que había sido pensado con mi estética. Me presenté al casting, me fue bien y se dio. Actuar tampoco había sido algo planeado. Estuvo bueno porque fue espontáneo y tuvo una repercusión gigante. Los colegas de trabajo fueron realmente muy dulces y me sentí cómoda y respetada, así que fue una linda experiencia. Ahí me tomé un receso sabático, salí de las redes por casi tres años, así que me metí en mi mundo y no pude seguir el impacto. Pero hoy me doy cuenta que hay un montón de gente que me sigue recordando de la tele y que la participación fue un suceso bastante importante, diferente o inesperado. Espero volver a tener una oportunidad de presentarme ante un programa así, una película o lo que fuese”.

Fuente: Clarín

Comentarios