Mitos sobre el tratamiento contra el cáncer

Un estudio de la Clínica Mayo destierra falsas creencias en relación a esta enfermedad.

Por Gimena Rubolino

martes 11 de agosto, 2020

A continuación, se detallan algunas de las ideas más frecuentes sobre el tratamiento contra el cáncer junto a su verdadera explicación correspondiente.

Mitos más frecuentes

-Lo único que se necesita para combatir el cáncer es una actitud positiva.

Verdad: no existen pruebas científicas de que mantener una actitud positiva durante el tratamiento contra el cáncer le conceda una ventaja o aumente las probabilidades de curarse.

-Si podemos llegar a la luna, ya deberíamos haber encontrado la cura para el cáncer.

Verdad: encontrar la cura para el cáncer resultó ser un procedimiento más complejo que dominar los principios de ingeniería y física de los vuelos espaciales.

De hecho, el cáncer incluye un gran conjunto de enfermedades y puede deberse a varios motivos diferentes en cada persona. Si bien el diagnóstico y el tratamiento contra el cáncer han mejorado, los médicos aún no saben completamente por qué una célula se vuelve cancerosa y por qué algunas personas con cáncer obtienen mejores resultados que otras.

-Las empresas farmacéuticas y las agencias gubernamentales, como la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU., bloquean o impiden el desarrollo de nuevos tratamientos contra el cáncer.

Verdad: tanto el médico como la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU., cuya aprobación es necesaria para administrar nuevos medicamentos a las personas que no participan en ensayos clínicos, están de su lado y ponen su seguridad como mayor prioridad.

Realizar estudios científicos para establecer la seguridad y la eficacia de nuevos tratamientos contra el cáncer, desafortunadamente, lleva tiempo. Por este motivo, puede parecer que se bloquea el desarrollo de nuevos tratamientos eficaces o incluso se puede escuchar algo al respecto.

-Todos los tipos de cáncer pueden detectarse a tiempo gracias a los controles médicos habituales y a la tecnología actual.

Verdad: si bien recibir atención médica con regularidad puede aumentar las probabilidades de detectar el cáncer a tiempo, es imposible garantizarlo. El cáncer es una enfermedad complicada que no siempre se puede detectar.

El cumplimiento de los exámenes de detección habituales se asocia a una reducción en la cantidad de muertes por cáncer de próstata, de cuello del útero, de mama, de pulmón, de colon y de recto.

-Si recibe tratamiento contra el cáncer, no puede vivir en su casa, trabajar ni continuar con sus actividades habituales.

 Verdad: la mayoría de las personas con cáncer reciben el tratamiento como pacientes ambulatorios dentro de su propia comunidad.

Es posible que, en ocasiones, sea necesario viajar a un centro médico especializado; pero, por lo general, los médicos de este centro pueden trabajar junto con los de su lugar de residencia para que pueda estar con sus familiares y amigos.

-El cáncer siempre causa dolor.

Verdad: algunos tipos de cáncer nunca causan dolor.

En el caso de las personas con dolor oncológico, particularmente aquellas que padecen un cáncer en etapa avanzada, los médicos se han dado cuenta de la necesidad de controlarlo y han encontrado mejores métodos para tratarlo. Si bien no se puede eliminar el dolor por completo, el objetivo es controlarlo para que no tenga una gran repercusión en su rutina diaria.

-Las células cancerosas pueden verse afectadas por una biopsia con aguja y trasladarse a otras partes del cuerpo.

Verdad: casi todos los tipos de cáncer carecen de pruebas definitivas que indiquen que una biopsia con aguja (procedimiento utilizado para diagnosticar muchos tipos de cáncer) causa la propagación de células cancerosas.

Sin embargo, hay excepciones que los médicos y cirujanos conocen bien. No suele utilizarse una biopsia con aguja, por ejemplo, para diagnosticar el cáncer testicular. Al contrario, si un médico presume la presencia de cáncer testicular, se extirpa el testículo.

 

 

Comentarios