No reabrió el gimnasio de box, envió una carta y se hizo viral

Mario Briñón tiene más de 60 años vinculados al deporte y muchos de ellos al box, su pasión. Decidió no reabrir el gimnasio donde entrena a boxeadores comunicándolo con una carta que se hizo viral en las redes sociales. "Cuando esto pase, estaremos otra vez juntos", dice.

Por Redacción

martes 11 de agosto, 2020

Mario Briñon es sinónimo de deporte. Lleva el boxeo en sus venas. Trabajó con los grandes de los puños en Mar del Plata, desde el “nene” Dipilato hasta don Ubaldo Francisco Sacco.

Desde hace más de 20 años dirige el gimnasio del sindicato de Guardavidas en la calle Don Bosco casi Gascón.

Con la pandemia, como tantos, tuvo que cerrar las puertas, sabiendo que muchos jóvenes se quedaban sin un lugar de entrenamiento, en un deporte al que concurren muchas personas con bajos recursos.

En eso, el trabajo de Mario Briñón y su equipo de ayudantes, es esencial, para ayudar a sacar de las calle y alejar de los malos vicios a los que eligen el deporte.

La reactivación otorgada por la comisión del HCD les permitió volver pero Mario medito bien la decisión con la familia. Y publicó una carta que se hizo viral.

En el gimnasio de Guardavidas llevo 22 años”, comentó con su voz ronca tradicional. “Pero son ya 54 en el boxeo”, recuerda con nostalgia.

Briñon trabajó con dos maestros del pugilato: luego de dejar la práctica del deporte como boxeador, que lo tuvo por 4 años, se recostó en la sabiduría del “nene” Dipilatto, con quien trabajó 30 años en el gimnasio Santos Villalba, de Jara y San Martìn. Allí ayudó a grandes campeones. También trabajó junto a Ubaldo Sacco, padre del campeón mundial Uby, durante casi dos décadas.

Hoy Briñón es un maestro heredando los consejos de aquellos que lo marcaron en su camino, esa experiencia que transmitió en su espacio o desde el rincón.

"Antes de la pandemia teníamos un promedio de 60 alumnos en el gimnasio", reseñó a El Marplatense, Briñón. "No todos practican boxeo, algunos otros solo vienen a entrenar, porque ya todos saben lo completo que es el entrenamiento que damos nosotros", agregó Mario, un personaje del deporte que también incursionó en el fútbol, en Boca, entre otros clubes.

Una vez que se dio la reapertura, Briñón envió un mensaje a sus alumnos y amigos contándoles con alegría que se preparaba para reabrir las puertas de su espacio, pero luego de meditarlo con sus seres queridos tomó la decisión de hacer extensiva la pausa.

Aquí, transcribimos, la carta que posteó:

A MIS ALUMNOS DEL GIMNASIO: Quiero contarles que he reflexionado con mi familia sobre la apertura inmediata del gimnasio, y dada la actual situación epidemiológica en la ciudad, y la mía propia como grupo de riesgo, he decidido posponer un tiempo más la reapertura. Les pido disculpas, pero creo que el cuidado de la vida, de la salud, mío y también de ustedes debe ser lo primero. Me dejé llevar por el entusiasmo de la posibilidad y el amor que saben le tengo al boxeo, pero creo que será mejor para todos tener un poco más de paciencia y reiniciar en condiciones más seguras. Les reitero las disculpas y los espero pronto, un gran abrazo a todos.

Comentarios