Finalmente, trasladarán al cachalote que murió en las playas de Camet Norte

En vista de ésta situación y después de evaluar las diversas opciones de trabajo, se resolvió que en los próximos días se procederá a removerlo con máquinas, para trasladarlo y enterrarlo en un predio municipal.

Por Redacción

viernes 14 de agosto, 2020

El varamiento de un cetáceo en la playa de Camet Norte, en el Partido de Mar Chiquita fue observado por vecinos el sábado pasado e, inmediatamente, se dio aviso al Museo de Ciencias Naturales de Mar del Plata, la OPDS (Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible), el Grupo de Investigación Biología, Ecología y Conservación de Mamíferos Marinos (Universidad Nacional de Mar del Plata-CONICET), a la policía y Prefectura Naval Argentina.

El ejemplar resultó ser un cachalote (Physetes macrocephalus) sobre el cual, a lo largo de la última semana, se realizaron tareas de monitoreo e inspección del área para reconocer el territorio y evaluar las posibilidades de retirarlo. El espécimen trata de un macho de alrededor 16 metros de longitud y un peso estimado en 30 toneladas, quedó varado en una zona de acantilados, con piso de restinga, un sitio con escasa arena y difícil acceso para maquinaria pesada.

Por otro lado, cabe mencionar que se encuentra a menos de 100 metros de la población urbana. En vista de ésta situación y después de evaluar las diversas opciones de trabajo, se resolvió que en los próximos días se procederá a removerlo con máquinas, para trasladarlo y enterrarlo en un predio municipal.

El jueves 13 se hicieron presentes en el sitio el investigador Dr. Pablo Denuncio junto con otros integrantes del Grupo de Investigación Biología, Ecología y Conservación de Mamíferos Marinos; la Dr. Gabriela Pujol, Coordinadora General del Museo Municipal de Ciencias Naturales de Mar del Plata; Alan Rosenthal de la Asociación Naturalistas Geselinos; y personal de la Reserva Natural Mar Chiquita. Se tomaron medidas morfológicas, muestras de piel, grasa, músculo y material dental con el objetivo de recopilar referencias de fundamental importancia para futuros estudios.

Es de destacar que en los últimos 15 años se produjeron apenas 4 varamientos de cachalotes en toda la provincia de Buenos Aires, por lo que el material recolectado resulta de gran valor científico puesto que los datos registrados serán de gran utilidad para continuar con las distintas líneas de investigación, vigentes y futuras.

Esta especie es el cetáceo con dientes (odontocetos) más grande y pertenece a la familia Physeteridae. El gran tamaño de la cabeza con un perfil cuadrangular es una de las características más reconocibles de estos animales. Poseen una mandíbula angosta y ventral con dientes sólo en la mandíbula inferior.

Las hembras pueden llegar a medir unos 12 metros y pesar unas 20 toneladas, los machos alcanzan tamaños de 19 metros y pasan de las 40 toneladas de peso. Son animales con estructura social compleja. Las hembras suelen formar grupos con las crías y ejemplares juveniles de camadas anteriores. La presencia de los machos en estos grupos no es estable ya que se van vinculando con los distintos grupos de hembras.

Además, estos magníficos ejemplares son capaces de bucear a grandes profundidades superando los 2000 metros y permaneciendo sin respirar por una hora, para conseguir sus presas, principalmente calamares. Se distribuyen por todos los mares exceptuando las zonas con hielo. Poseen una compleja estructura social, las hembras adultas forman grupos junto a las crías y juveniles, manteniéndose en aguas tropicales y subtropicales todo el año, pudiendo uno o más machos estar asociados a estos grupos. El macho adulto es más solitario y frecuenta aguas más frías.

En cuanto a sus hábitats, son principalmente oceánicos y no son frecuentes en nuestra costa, sin embargo, existen muchísimos datos de observaciones en mar abierto en la plataforma Bonaerense entre los 1000 metros y de ahí hacia el talud continental, zona en la que es habitual verlos. Los cachalotes eran un pilar básico de la actividad ballenera en su apogeo durante los siglos XVIII y XIX. Eso determinó la dramática disminución de muchas de sus poblaciones. En la actualidad se calcula que ha alcanzado un 50-70% de lo que fue históricamente, antes de su explotación comercial.

Sobre su estado de conservación, se los considera una especie Vulnerable tanto para la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN, iucnredlist.org), como para Argentina (cma.sarem.org.ar), por lo que hay que seguir trabajando para su protección.

Comentarios