Inseguridad en El Martillo: "Se ha convertido en una peatonal de afanos, de noche y de día"

Vecinos del barrio se reunieron este jueves para exigir la instalación de un domo en González Chaves y Puan, zona en la que están "sufriendo una escalada de hechos violentos", según indicó Santiago Sanz.

Por Redacción

jueves 20 de agosto, 2020

Los vecinos del Barrio El Martillo se reunieron este jueves en la calle Puan y González Chaves para pedir la instalación de una cámara domo en la manzana y exigir más presencia policial en la zona.

"Vamos a presentarle una nota a Oroquieta con pasos formales para pedir principalmente un domo, porque el patrullaje ya sabemos que dura dos días", expresó a El Marplatense Santiago Sanz, vecino del barrio.

"Los vecinos estamos hartos de los robos", agregó después.

Además, mencionó que durante la reunión promocionaron para instalar una alarma vecinal.

Saenz planteó que hay domos ubicados en Génova y González Chaves y en Fortunato de la Plaza y Peralta Ramos, pero que los "delincuentes los esquivan y pasan por González Chaves y Puan, y se ha convertido en una peatonal de afanos, de noche y de día", explicó.

"Por eso necesitamos ahí un domo del Centro de Operaciones y Monitoreo (COM), que filme 360° con un operador viéndolo, para que no nos sigan afanando en estas calles. Venimos sufriendo una escalada de hechos violentos", expuso Sanz.

Además, señaló que la Sociedad de Fomento del barrio firmó y selló la nota y apoyó el pedido. Sin embargo, mencionó que el presidente les dijo "que la alarma vecinal no sirve porque salen los vecinos con dos escopetas cada uno". "Tendrían que cursar reclamo como corresponde, dejar en evidencia a la autoridad que corresponde, no sacarse la foto alegremente, pedir que se pongan a laburar porque yo le pago el combustible a la policía", expresó con énfasis.

"Esto es la ley de la selva. La realidad es que la gente que no tiene cámara ni alarma sufre los robos. Se les meten a la casa. Yo que tengo rejas, alarma, perro y estoy armado adentro no me van a entrar, pero a los vecinos si. Lo que va a tardar en que algún viejito no le aguante el corazón por estar tres horas atado con cuatro tipos adentro es una lotería", apuntó.

"No queremos llegar a eso. Ni matar a cuatro rastreros que andan en moto afandando porque la realidad es que el barrio es un barrio trabajador y tranquilo", manifestó Sanz.

Por último, agradeció a Silvia, Gabriela y Silvina por hacer las volantas y posibilitar la reunión de los vecinos.

 

Comentarios